La silvicultura aún tiene espacio para crecer en Colombia

Smurfit Kappa

En Colombia, hay actualmente cerca de 480.000 hectáreas (has) de plantaciones forestales comerciales que sirven de fuente de madera para abastecer las necesidades de toda la industria de pulpa, papel y cartón y una parte de las necesidades de muebles, estibas, construcción y otras industrias que consumen madera. 

Entre tanto, compañías como Smurfit Kappa cuentan con un patrimonio total de 68.000 hectáreas, de las cuales 43.000 corresponden a plantaciones forestales e igualmente poseen 22.000 has. de bosques naturales conservados.

Sin embargo, pese al potencial que tiene el país para el desarrollo de la silvicultura, la cual se ocupa de las actividades ligadas a la implementación y regeneración de los bosques, el crecimiento todavía no es el esperado.

De acuerdo con Nicolás Pombo, gerente de la división forestal de Smurfit Kappa Colombia, “en los últimos años las plantaciones forestales vienen creciendo a un ritmo muy bajo, que oscila entre 20.000 y 30.000 has cada año, el crecimiento es ínfimo, mientras que según cifras del ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la deforestación aumentó en el último año 44% al pasar de 124.000 has en el año 2015 a 178.600 en 2016”.

No hay que olvidar, que las plantaciones forestales son una fuente de madera sostenible que satisface la creciente necesidad de madera de la sociedad. Colombia es un país donde  80% del territorio tiene vocación forestal, actualmente  65% está cubierto de bosques.  

Por otro lado, Pombo destacó que los retos de la silvicultura en Colombia son mentales porque existen creencias que las plantaciones forestales comerciales afectan negativamente al medio ambiente, entre muchas otras cosas. Pues se cree que se tumba bosque natural para reemplazarlo por plantaciones.

“En Colombia esto no es cierto, las plantaciones forestales se establecen en terrenos con vocación forestal, que fueron deforestados hace varias generaciones y hoy se encuentran en usos insostenibles, una vez se vuelven a sembrar árboles en estas tierras, se conservan los pocos relictos de bosques naturales, se protege el suelo, se regulan las corrientes de agua, se absorbe CO2 y se hace un uso del suelo de acuerdo con su vocación natural, generando empleo y oportunidades”, agregó Pombo. 

Ayuda al medio
Que la silvicultura, entendida como la disciplina que se encarga del cuidado de los árboles,  crezca en el país es clave debido a que en los últimos años en Colombia las plantaciones forestales vienen creciendo a un ritmo muy bajo,  entre 20.000 a 30.000 hectáreas cada año, mientras que la deforestación va en ascenso. De acuerdo  con cifras del ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible,  la deforestación en el país aumentó en el último año en 44% al pasar de 124.000 has en 2015 a 178.600 en 2016.

Inversión mínima
$2,5 millones por héctarea para plantación forestal comercial con pino y/o eucalipto.

Tipo de público
Las plantaciones forestales son una fuente de madera sostenible que satisface la creciente necesidad de madera de la sociedad y de la industria de pulpa, papel y cartón, entre otras. Según la compañia Smurfit Kappa Colombia una vez se derribe la creencia de que se tumba bosque natural para reemplazarlo por plantaciones se podrán diseñar proyectos de reforestación con suficiente extensión, para que sean atractivos para los inversionistas.

Las opiniones
Isabel Cristina Riveros
Directora de la Cámara de la Industria de Pulpa, Papel y Cartón de la Andi

“Las plantaciones forestales comerciales certificadas que se usan para producir  papel tienen la capacidad de brindar beneficios como la protección de suelos contra procesos erosivos”.

Nicolás Pombo
Gerente de la División Forestal de Smurfit Kappa Colombia

“En colombia, las plantaciones forestales se establecen en terrenos con vocación forestal que fueron deforestados hace varias generaciones atrás y hoy se encuentran en usos insostenibles”.

 

 

Autor: 

Ximena González

Correo Autor: 

xgonzalez@larepublica.com.co

Editor: 

Noelia Ciguenza

Correo Editor: 

nciguenza@larepublica.com.co
Compartir

Noticias relacionadas