Recomendaciones para la compra de pajillas de toro en sus hatos

Lograr una excelente genealogía en el hato ganadero es uno de los ideales de los productores bovinos colombianos. Para ello, es importante tener en cuenta diversas recomendaciones para cumplir el objetivo.

Lo primero, de acuerdo con expertos, es adquirir las pajillas de la raza deseada con un comercializador de confianza o una empresa reconocida como distribuidora de estos productos. Entre las razas más comunes que se venden en el país se encuentran la Gyr, Holstein, Angus y Brahman. 

Según el ganadero Julián Noreña, “las pajillas deben comprarse a un comercializador de confianza, es muy importante la marca, no hay más que buscar, es cuestión de que sean conocidas”.

Por su parte, Héctor Javier Narváez, docente de la Universidad de Santander y Ph.D en Biotecnología de la Reproducción Bovina, indicó que, “es fundamental que el ganadero revise el catálogo para saber realmente qué tipo de animal es los que necesita y de acuerdo a los animales en los que se va a utilizar el semen, pues no se puede utilizar semen de cualquier toro en cualquier vaca”.

Narváez además señaló que es importante que el ganadero haga una evaluación de las condiciones de la vaca, y revisar cuál es el aporte del toro, “hay que mirar todo lo que el animal aporta genéticamente, si va a aportar ganancia de peso, producción de leche, peso al destete o a la fertilidad en las hembras”, dijo.

Para ello, además es fundamental tener en cuenta la raza, si se quieren animales puros es importante que la pajilla del toro sea de la misma raza.

En las pajillas está contenido el semen de los toros que es conservado para diversos fines, ya sea para realizar inseminaciones artificiales o con la intención de perfeccionar las condiciones genéticas de una raza. 

Si bien según Corpoica estos elementos no tienen fecha de vencimiento, resulta imprescindible que su conservación y manipulación sea óptima para evitar el deterioro del material.

En Colombia, este material es alrededor de 30% nacional y 70% importado, teniendo en cuenta que en otras naciones como Estado Unidos y Brasil se tienen tecnologías e infraestructura más tecnificada para proporcionar mayor calidad del semen.

El proceso de ingreso al territorio colombiano de las muestras es riguroso por parte del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para evitar la transmisión de enfermedades a estas especies en el país.

Hay que mantener cadena de frío

El mantenimiento de la cadena de frío de las pajillas es fundamental, pues si esta se rompe se daña el producto y no se logran los resultados deseados. Con respecto a la fase de inseminaciones, es preciso tener claro el momento del celo de la vaca para conseguir que quede preñada, ya que si se intenta la inseminación en el tiempo inadecuado se desperdicia el semen, generando pérdidas económicas. Además, se debe ser cuidadoso en que la pistola de inseminación no se encuentre contaminada, porque esa otra de las razones del fracaso en el proceso.

Las opiniones

Julián Noreña
Ganadero
“Para no ser engañados en la compra de pajillas de toro debemos tener en cuenta el proveedor, hay que comprar donde uno que sea conocido, con marcas de semen que se conozcan en el mercado”.

Héctor Javier Narváez
Médico Veterinario Zootecnista, docente U. de Santander
“Cuando se compra una pajilla hay que mirar todo lo que el animal aporta genéticamente, si va a aportar ganancia de peso, producción de leche o peso al destete”.

Autor: 

Ximena González Vidal

Correo Autor: 

xgonzalez@larepublica.com.co

Editor: 

María Alejandra Solano

Correo Editor: 

msolano@larepublica.com.co
Compartir

Noticias relacionadas