Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Estados Unidos enfrenta una “abrumadora” crisis azucarera después de que duras condiciones climáticas dañaran los cultivos, lo que obligó a un aumento de las importaciones.

Las fuertes lluvias, la nieve y el clima inusualmente frío afectaron los cultivos de caña y remolacha en estados clave este año. El martes, el Departamento de Agricultura de EE.UU. (Usda, por sus siglas en inglés) recortó una vez más sus perspectivas para la producción estadounidense, prediciendo que la producción total caerá un 8% frente a la temporada pasada a 8,28 millones de toneladas cortas (7,5 millones de toneladas métricas).

Debido a los problemas con la producción nacional, EE.UU. se verá obligado a importar más edulcorante y el Usda elevó sus perspectivas para las importaciones en un 22%. Sin embargo, la obtención de esos envíos posiblemente no será tarea fácil, incluso después de que el gobierno ya intervino una vez para garantizar los suministros adecuados.

La mayor parte del azúcar importado en EE.UU. proviene de México, que tiene prioridad para aumentar las compras en virtud de un acuerdo comercial bilateral. El problema es que México enfrenta sus propios problemas de cultivo tras una sequía que afectó las plantaciones. Si EE.UU. tiene que comprar a otros proveedores mundiales, la medida podría implicar precios más altos. Al mismo tiempo, la industria azucarera estadounidense y sus clientes se extienden en una vasta área geográfica que podría generar problemas logísticos a medida que aumenta la necesidad de envíos.

“Los desafíos logísticos de incorporar estas importaciones adicionales en el flujo de suministro industrial serán abrumadores”, dijo Frank Jenkins, presidente de JSG Commodities en Norwalk, Connecticut.

El USDA rebajó el martes sus perspectivas para la producción de azúcar de caña en Texas, Florida y Luisiana. La producción nacional se divide entre azúcar de caña y de remolacha. Se espera que la producción de remolacha baje un 12% respecto al año anterior, mientras la cosecha de azúcar de caña se reduciría un 3,5%, según datos de la agencia.

Las disminuciones podrían demostrar que pueden ser aún mayores, dijo Jenkins en un correo electrónico.

La estimación de la producción estadounidense probablemente “tendrá que ajustarse aún más a la baja, lo que aumentará las necesidades de importación de EE.UU., probablemente más allá de la disponibilidad de exportación de México”, dijo Jenkins. JSG, el mayor operador de azúcar de EE.UU., celebrará su undécima edición anual de la conferencia Soft Commodities Symposium el 12 de diciembre en Nueva York, que cubre las perspectivas globales y norteamericanas del azúcar y del mercado del cacao.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.