Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

A pesar de que el precio que se le paga al productor de arroz ha caído significativamente en los últimos meses, no parece reflejarse en el consumidor final.

En enero, por ejemplo, el precio pagado al productor por tonelada de arroz era de $1,3 millones. Precio superior al que se cancela en la actualidad ($1,1 millones). Lo que significa una caída de 17,4% en el valor del producto. Sin embargo, este menor valor no se refleja en el consumidor, el cual paga en este momento por kilo de arroz $2.990, es decir,  $249 más de lo que  pagaba en enero, un incremento alrededor de 9%.

 La lógica indica que el menor valor en el producto debe reflejarse en el consumidor, quien se ve afectado como último eslabón de esta cadena. Una operación básica da como resultado que entre menor valor se pague a quien produce el producto, menor valor debería pagar quien lo consume.  Las razones para este fenómeno son muchas. Si bien, hay que tener en cuenta la competencia entre las grandes industrias por el mercado del arroz, así mismo, se debe pensar en otros factores, por ejemplo, los tiempos de siembra. En Colombia es común que el arroz suba entre febrero y marzo y cuando se acerque la temporada de mitad de año baje su precio. Eso no es todo, desde Uruguay y Paraguay se está importando arroz, que supuestamente iba a ayudar a suplir las necesidades del mercado, pero según los productores, no llegó de manera oportuna, sino en un momento donde  todavía había inventarios.

Además,  30% de la canasta de producción de los agricultores pertenece a insumos importados como los agroquímicos, que son materiales pagados en dólares, por lo que, los finqueros tienen que  trabajar al vaivén de la  devaluación. Para sostener los costos de la cosecha se debería regular el precio en la cadena que se inicia con el que siembra y culmina con el que consume. Hipótesis a veces imposible dada la volatilidad de todos los factores que inciden en ella. 

Alejandra Solano
Editora Agronegocios

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.