Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ya conocemos que en la caficultura existen varias decisiones en las cuales no nos podemos equivocar como lo son la variedad a sembrar, la densidad de siembra, la fertilización, la luminosidad y la edad de los cafetales, lo que conocemos como la renovación. Esta renovación define en gran medida la productividad del cultivo, pero si en esta labor se pierden árboles, la productividad empieza a bajar y si esta baja, también lo hará la rentabilidad. Es por esta razón que durante las renovaciones debemos resembrar los árboles perdidos y evitar pérdidas económicas.

Recordemos que la planta de café por su fisiología, del tallo principal se desprenden las ramas, en estas se forman los nudos, y en los nudos se forman los frutos de café. Mejor dicho, a lo que debemos apuntale para alcanzar la mayor productividad posible es a obtener el mayor número de nudos posible por hectárea. Si al momento de realizar las renovaciones de café, dejamos perder o no reemplazamos los árboles perdidos, pues serán menos árboles produciendo café, menos productividad, menos rentabilidad.

Por estas razones los invito a tener en cuenta los siguientes consejos para que no perdamos platica  y alcancemos las mayores productividades posibles al reemplazar los árboles perdidos en las renovaciones:

En la renovación por siembra

•El Colino aunque suene obvio, el colino debe ser de excelente calidad, libre de plagas y enfermedades, debe ser vigoroso y de origen conocido. Además, debemos tener como mínimo 10% más de colinos de los que necesitemos disponibles para hacer las resiembras. Para esto, podemos utilizar bolsas más grandes para evitar que el colino sufra cola de marrano u otros problemas y si es necesario cómprale colino, fíjese muy bien que no presente plagas y/o enfermedades, que sea la variedad correcta y que el sitio donde lo adquiera esté certificado por el ICA.

•Épocas de siembra: Esta época depende de las condiciones agroclimatológicas de cada región. Para conocer cuál es la época recomendada para siembra el café en su zona, usted puede consultar la página www.agroclima.cenicafe.org o a su extensionista en su Comité de Cafeteros. Normalmente esta época se presenta después de pasada la cosecha principal y al inicio de las lluvias. ¿sabían ustedes que de no sembrarse el café en las épocas recomendadas por Cenicafé, se les pude perder una cosecha o una traviesa?

•Planear la renovación: esta actividad es fundamental ya que el colino debe estar listo para sembrar en la época recomendada para la zona. Por esta razón debemos planear la construcción del germinador, la adquisición de la semilla certificada, el llenado de bolsas, etc. tener un colino de calidad en el momento recomendado para su siembra.

En la renovación por zoca

•Al igual que la renovación por siembra la renovación por zoca también se debe hacer en la época correcta, la cual es después de recolectada la cosecha principal y en época seca. Si la renovación se va a realizar por zoca, se debe hacer en época seca o de verano para minimizar los riesgos de infección por hongos, protegiendo el corte con la aplicación de fungicidas y cicatrizantes inmediatamente después de realizada la labor, para prevenir la infección por llaga macana y con ella pérdida de árboles.

•Tener listos los colinos para las resiembras, los cuales también deben ser sembrados en las épocas recomendadas por Cenicafé y seguir las recomendaciones para esta labor.

Fertilidad

•En este caso no solamente es aplicar los fertilizantes que requiere la planta de café, pues es el momento indicado de realizar el análisis de suelo, ya que con la información que nos brinda podemos conocer la acidez del suelo, si es necesario corregirla y con qué hacerlo. Con una acidez inadecuada para café, la planta presenta problemas para absorber los nutrientes, al no hacerlo no se desarrolla bien lo que es muy peligroso en la etapa de levante o crecimiento poniendo en riesgo su futura productividad.

Insisto mucho en que se tenga listo el colino para cuando se requieran hacer las resiembras, porque de no hacerlo perdemos productividad en el cultivo, pero también para tratar que el cultivo se levante lo más parejo posible facilitando las labores generales.

Nuestro café es recolectado grano a grano y de esta misma manera es que también llenamos los sacos que vendemos y comercializamos tanto en Colombia como en el resto del mundo. Así, grano a grano es que todo empieza desde cada empresa cafetera, por esto nuestro lema de “más agronomía, más productividad”, porque para que existan baristas, catadores, consumidores, comercialización etc. primero debe existir el café, pero generándonos productividad, competitividad, rentabilidad y esto lo logramos tomando las decisiones acertadas con base en el resultado de la investigación de Cenicafé. Y una de ellas es resembrando los árboles perdidos para evitar reducciones en la productividad. Y como caficultura en Colombia la hacemos planta a planta y grano a grano, pues que no nos falte ninguno. La recomendación, resembre los árboles perdidos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.