Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De qué manera Colombia puede convertirse en la despensa del mundo, si las carreteras por donde salen los alimentos a las centrales de abasto no están en buenas condiciones.

El país tiene un rezago vial de casi 50 años, tantos como los que le adeudamos a la agricultura, y a futuro, el panorama parece que no fuera el mejor.

Mientras que el Gobierno tiene diseñado un plan de infraestructura para los próximos años centrado en las grandes carreteras, las vías secundarias y terciarias solo poseen una pequeña porción a futuro en la estructuración de un proyecto país. 

Si bien los alcaldes y gobernadores tienen la tarea de restaurar las vías, los recursos con que cuentan impiden hacerlo. Por tanto, es necesario, para acometer la labor la ayuda del Gobierno, que por el momento ha centrado todos sus esfuerzos en la licitación y construcción de los proyectos viales de Cuarta Generación de Concesiones (vías 4G). 

Basta con visitar las veredas para dar testimonio de las dificultades que tienen los campesinos tanto para trasladar sus productos hasta las cabeceras municipales, como para llevar los insumos que requieren para la siembra y el alimento de sus animales.

Si al precio final tenemos que agregar los esfuerzos que se realizan para transportar estos insumos al sector rural, los costos pueden duplicarse o triplicarse.

Sumado a lo anterior está también el problema de la tercerización, el cual le crea otro costo adicional a la mercancía, que se traslada al consumidor pero que disminuye a su vez la ganancia que recibe el productor.

Si vamos a crear una gran infraestructura vial, que no se nos olvide que es el agro colombiano el que producirá los alimentos para llenar la despensa. Por lo que no podemos dejar atrás las vías terciarias y secundarias.

Alejandra Solano
Editora Agronegocios

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.