Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

A pesar de que los mercados son limitados, el país se posiciona actualmente como el tercero entre 20 países en la industria avícola en la región, detrás de Brasil y México.

El portafolio tradicional que encierra las ventas internacionales del sector se compone de pollitas de un día, pollitos, ponedoras semipesadas a Venezuela y Ecuador, ponedoras livianas a Venezuela y reproductoras semipesadas a Ecuador.

Aún así, a Venezuela actualmente no se está exportando nada, pues a pesar de los pronunciamientos de ambos gobiernos con respecto a la reactivación del comercio, a la hora de solicitar los registros de importación de genética desde ese país, estos no son aprobados.

Las ventas internacionales también están conformadas por toneladas de pollo, que incluyen patas, a destinos como Vietnam, China y Hong kong; pollo entero congelado a Vietnam, y medios y cuartos delanteros sazonados a Ecuador.

Rafael Serrano, director de Pronavícola, expresó que la genética colombiana prácticamente solo se puede exportar a Ecuador y Venezuela, específicamente por razones sanitarias.

No obstante, agregó que esas dificultades comerciales con Venezuela no han impedido que se proyecten en otros mercados importantes, de hecho, afirmó que la venta de patas a China está tomando cada día mucha más fuerza.

Según Andrés Moncada, director Ejecutivo de Fenavi, la genética que se desarrolla en el país proviene de material importado que, después de traído al territorio nacional, es mejorado.

‘Nosotros importamos las abuelas reproductoras, y ya con la base genética existente se desarrolla un proceso al interior de Colombia’, dijo Moncanda.

El dirigente gremial explicó que históricamente las exportaciones de genética avícola estuvieron concentradas Venezuela, las cuales eran consideradas las más importantes para el sector. Esas ventas eran ejecutadas por empresas de Santander, las cuales hoy están en otros mercados luego de que se limitara la comercialización.

No obstante, en la medida en que se reabra ese destino la situación de las empresas será favorable, pues a los mercados ya abiertos, se sumará de nuevo un comprador natural.

‘Tenemos una producción suficiente y costos competitivos para lograrlo’, dijo Serrano. Por el momento, dos grandes empresas del sur del país están teniendo buenos resultados al exportar genética avícola a Ecuador, un mercado bien consolidado.

Es de esta manera que las expectativas del sector para este año apuntan a mantener las exportaciones de genética a Ecuador y conseguir los permisos para exportarla a Venezuela, pues a pesar de que el comercio hoy es inexistente, la demanda de pollitos de un día colombianos todavía existe en ese país, pero debido a la situación, está siendo suplida por otras naciones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.