Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una de las mejores maneras de mantener un control total sobre el crecimiento saludable de las plantas es utilizar cultivos hidropónicos o cultivos sin suelo.

Para realizar un cultivo en Sistema de Producción Hidropónico (SPH) se hace necesario conocer las bases de este tipo de producción.

“La hidroponía es aquel sistema de cultivos que toma como sustrato base el agua, la que debe ser enriquecida nutricionalmente para que el cultivo pueda desarrollarse sin que existan limitantes nutricionales que afecten su crecimiento y desarrollo”, explicó Deivis Suárez Rivero, ingeniero agrónomo, director del programa de Ingeniería Agroindustrial de la Uniagraria.

Por su parte, Santiago Sáenz, docente investigador de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle aseguró que, “el cultivo se puede hacer en contenedores o bolsas con agujeros, se debe adicionar al agua cascarilla de arroz, arena y elementos inertes que sirvan para sostener la raíz de la planta”.

Adicionalmente del agua y los complementos nutricionales se requieren condiciones de tenencia que permitan controlar las variables climatológicas como la temperatura, fotoperiodo, radiación y humedad.

Tal como lo indicó Suárez, después de seleccionar el cultivo (hortalizas o forrajes verdes para alimentación animal) se requiere de forma general, plástico calibre 8 -12, madera para construcción del invernadero, temporizador electrónico, bombas de presión pulgada.

Así mismo, nebulizadores (solo si es para Forraje Verde Hidropónico, (FVH)), baldes plásticos de 15 litros, dos tanques con capacidad de 55 galones, jeringas plásticas, mangueras, bandejas o tubería de PVC (para hortalizas), estantería y soluciones nutritivas.

Por otro lado, dadas las condiciones semicontroladas que se emplean para el establecimiento del cultivo, “este no requiere ser ubicado en regiones geográficas en específico, solo se debe garantizar un nivel óptimo de luminosidad (es la luminosidad la que permite el buen funcionamiento metabólico a partir de la fotosíntesis)”, agregó el ingeniero agrónomo de la Uniagraria.

Este tipo de cultivos tienen ventajas técnicas, económicas y ambientales, lo que ha hecho que cada vez ganen más terreno. “Estos ofrecer aprovechamiento del espacio, producción más frecuente, mayor control, más cosechas en el año, menor contaminación y cero problemas con malezas”, dijo Sáenz.

Además, son eficientes en el uso de nutrientes y producen hasta cinco veces más por metros cuadrados  de área de siembra.

 

Tips

– Selección del material vegetal que se va a cultivar, que sea óptimo para la producción (semillas certificadas o plántulas producidas en centros que garanticen calidad).

– Empleo de soluciones nutritivas equilibradas entre macro y micronutrientes que ayuden al buen desarrollo y crecimiento de las hortalizas o forrajes verdes.

– No emplear agua clorada como líquido base de la solución nutritiva (de ser de acueductos dejar reposar durante 72 horas para que el exceso de cloro se volatilice).

– Controlar mediante la construcción del invernadero (tecnificado o artesanal) la incidencia de los rayos lumínicos, el viento y las precipitaciones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.