Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Durante la última década, más de 6.000 pequeños productores han participado en proyectos productivos en más de 115 alianzas estratégicas en Colombia, respaldadas por gobiernos internacionales en los departamentos de Santander, Bolívar, Norte de Santander, Cesar, Cundinamarca, Meta, Casanare, Nariño, Magdalena y Guajira.

Los palmicultores colombianos le han apostado al modelo de alianzas productivas y sociales a través del cual se brinda acompañamiento y garantías al agricultor o pequeño productor que quiere convertirse en empresario.

En los últimos dos meses, el país fue testigo de la entrega de los títulos de propiedad de 2.256 hectáreas a 150 campesinos en la Hacienda El Palmar, ubicada en Sabana de Torres, Santander, labor impulsada por Indupalma, firma que hace parte del sector.

Esta es una muestra sin antecedentes de un nuevo modelo económico que se ha venido gestando en el cultivo de la palma de aceite, equivalente a una nueva reforma agraria impulsada por empresarios del sector privado que busca generar riqueza, equidad y construir capital social en zonas del territorio que han sido azotadas por la violencia.

Es un modelo donde ganan todos.
Los campesinos deben trabajar unidos y comprometidos con el establecimiento de núcleos palmeros, y los empresarios, por su parte, garantizan la compra del fruto.

La entrega de títulos a campesinos en el proyecto de Indupalma, en Sabana de Torres, da cuenta de la nueva clase empresarial que se está gestando desde el sector palmicultor: que crece bajo estrictos estándares internacionales, valorando el trabajo rural y que se preocupa por generar inclusión y sostenibilidad. Un ejemplo de cómo construir un país mejor.

Según datos de Fedepalma, aproximadamente una cuarta parte de las siembras nuevas de palma de aceite en el país, durante los últimos años, se han realizado con pequeños productores organizados, quienes se estructuran a partir de relaciones de cooperación, solidaridad y confianza, entre pequeños, medianos y grandes productores.

Apoyo por parte de los líderes mundiales
Unilever, una de las empresas más grandes en materia de productos de consumo masivo, en alianza con la Embajada de los Países Bajos, la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), la empresa Oleoflores y la Asociación de Palmicultores del Catatumbo (Asogpados), desarrollarán proyectos de gestión para extraer materias primas ciento por ciento sostenibles y aportarle al mejoramiento de la calidad de vida y construcción de paz de 1.000 pequeños agricultores en el Catatumbo, Norte de Santander. Esta gestión va en línea con el Plan de Vida Sostenible que impulsa Unilever.