Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Producir carne de excelente calidad es el principal propósito de los productores de carne de cordero.

Por ello, el proceso de engorde de estos animales es diferente al del ganado tradicional pues es un proceso de menos tiempo y pasan del destete a la ceba.

Cabe mencionar que la carne de cordero se ceba en menos de 12 meses y en la producción cárnica de este ovino no se incluye el levante. La carne que produce es  tierna y baja en grasa.

Según Ricardo Caro, zootecnista y miembro del departamento técnico del Comité de Ganaderos del Centro y Norte del Valle del Cauca, Cogancevalle, en el mercado lo que más se demanda son corderos de seis a siete  meses de edad con un peso entre 30 y 35 kilos, estos son los ideales para el sacrificio.

De esta manera y debido a que no hay un proceso de levante, el destete se hace lo más pronto posible, entre los primeros 75 y 90 días, cuando el cordero está en un peso promedio de 18 a 25 kilos.

Caro explicó  que “se busca que el destete se arranque una vez nacidos para que la ceba dure poco con ganancias de peso de entre 200 y 300 gramos diarios”.

Así pues, a los dos días de nacidos, los corderos reciben concentrados, se les suministran pastos y a medida que crecen se vuelven rumiantes.

La ceba en corto tiempo, da como resultado final una carne magra, lo que beneficia el sistema digestivo de las personas que la consumen y la hacen parte de su dieta.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.