Desde el siglo XIX la hípica, a lo largo de la historia, ha tenido diferentes escenarios para la consolidación de este deporte. Por más de 150 años, estos complejos deportivos han renovado sus instalaciones y hoy en día estos cuentan con tecnología, servicios de alta gama e instalaciones adecuadas para caballos y jinetes. Ejemplo de ello son Happy Valley, Meydan y Aintree, los cuales se destacan como los mejores hipódromos en el mundo.

El Hipódromo de Happy Valley es uno de los más lujosos, pero también uno de los más tradicionales ya que su apertura se registra en 1845 en la ciudad de Hong Kong, China. Este centro es administrado por el Jockey Club de Hong Kong, una de las instituciones con mayor antigüedad en China, que promueve las carreras de caballos.

Meydan en Dubái, Emiratos Árabes, es otro de los más lujosos y todo gracias a la inversión. Más de US$1.300 millones fueron destinados en los 1,6 kilómetros que tiene de longitud, y las instalaciones que tienen la capacidad para 60.000 personas en la tribuna. Además, hay habitaciones cinco estrellas, restaurantes, museos, teatro, entre otros servicios.

En Inglaterra, la ciudad de Liverpool tiene uno de los lugares más importantes en el mundo de la hípica, el Hipódromo de Aintree.

Allí se celebra la carrera de obstáculos más representativa del Reino Unido, la cual se disputa desde 1839, cuando participaron 17 competidores.

Siguiendo con Inglaterra, pero ahora en el condado de Berkshire está el Royal Ascot, el cual es ligado a la Corona. Este ha sido uno de los escenarios que han colaborado para denominar a este deporte ideal par reyes, ya que está cerca del Castillo de Windsor. Allí se disputa la Ascot Gold Cup que comenzó en 1711 cuando fue inaugurada por la reina Anne.

París es otra ciudad que no se queda atrás en complejos deportivos para las carreras de caballos. En la capital francesa se encuentra el Hipódromo de Longchamp, que se construyó en 1857 y lo inauguró Napoleón III. La ubicación de este parque está en medio del parque Bois de Boulogu.

Por su parte en Estados Unidos se encuentra el Churchill Downs, famoso porque allí se corre el Kentucky Derby, una de las carreras más prestigiosas de Norteamérica. Actualmente, cerca de 200.000 fanáticos se dan cita para ver las múltiples carreras hípicas del año