Según Ivonne Cadena, líder palma de aceite de Colinagro, una adecuada preparación de suelos, la previsión del manejo del riego y un programa de nutrición completa, constituyen la base de la sanidad y producción de las plantaciones.

‘La base nutricional de los cultivos de palma de aceite está centrada en nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio y boro, aún cuando las investigaciones de Corley y Tinker, registradas en el libro de palma de aceite, tienen claramente definidas las cantidades de elementos mayores (N, P, K) secundarios (Ca, S, Mg) y menores (Zn, B, Cu, Fe, Mn, Mo) que requiere la palma para producir una tonelada de racimo’.

Tener claridad sobre el valor de la inversión que representan los programas nutricionales en los costos de producción del cultivo, debe llevar al productor a asegurar la efectividad en la aplicación y asimilación de los mismos.

Existe una diferencia entre lo que es nutrir un cultivo y simplemente aplicar un fertilizante.

‘Para lograr los objetivos de los programas nutricionales, se debe tener la certeza de que los suelos no revisten problemas de compactación y que son aireados y con buen drenaje.