Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los métodos, prácticas y tecnologías heredados de sus ancestros, el tamaño de sus explotaciones productivas, la inexistencia de títulos de propiedad y la imposibilidad de acceso al crédito son algunas de las barreras por superar.

Según el ex viceministro de Agricultura, Luis Vicente Támara, la brecha tecnológica se sigue ampliando en favor de los productores foráneos, junto a los altos estándares en sanidad e inocuidad, sumado al uso de instrumentos de cobertura y apoyos gubernamentales en sus países, constituyen sus ventajas competitivas en precio y calidad.

‘Una manera para contrarrestar los nuevos retos en materia de competencia de los campesinos es la asociatividad encadenada a industrias anclas que garanticen transferencia tecnológica, de recursos de capital e insumos y seguridad en la venta. Por ejemplo, el modelo de las alianzas productivas en palma, pueden crear valor compartido para todos. También hay experiencias en otros productos agrícolas como cacao, café, e incluso, en la producción láctea aglomerada en torno a redes de acopio y enfriamiento en alianza con la industria’, indicó.

Es recomendable que los campesinos se enfoquen en actualizar sus conocimientos, empiecen también con el uso de prácticas modernas de producción, eleven el estatus sanitario de su unidad productiva y adquieran tecnologías que incrementen su producción.

‘Para el caso ganadero, paralelo al trabajo sanitario, debe enfocarse en la producción de alimento para el verano y en mejorar la base genética.
Se debe hacer un aprovechamiento de las condiciones geográficas características de la zona en donde labore el campesino, estas deben permitir, junto a una adecuada tecnología, producir competitivamente. Lo importante es ser eficaces y hacer cada vez mejor la actividad a la que se dedique’, añadió Támara.

La competencia es otro de los objetivos
Los precios de los productos agropecuarios que van a entrar al país, a raíz de los Tratados de Libre Comercio, en especial el más reciente con Estados Unidos, es otro de los grandes retos a los que tiene que enfrentarse el productor colombiano. Esto se debe a que son más bajos que los precios nacionales, ya que en otros países el Estado subsidia a los productores.

Para los expertos, es muy importante que en el país se incentive el modelo empresarial entre los campesinos, cree consciencia de que para ellos resulta beneficioso volverse empresarios, pero para tal fin deben ser capacitados por el Estado y contar con mayor asistencia técnica, con el fin de optimizar sus procesos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.