Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Raquel Cala ya tiene experiencia en los negocios agropecuarios, eso fue lo que le permitió volver a empezar como independiente hace dos años cuando se disolvió la sociedad de la que hacía parte. Hoy es la proveedora exclusiva de Carulla en Bogotá, a donde llega con un portafolio de hortalizas de colores que han causado sensación entre sus clientes.

¿Cuánto tiene sembrado?

Actualmente tengo dos fincas de dos hectáreas sembradas cada una, próximamente serán tres. Allí producimos de manera escalonada 14 productos.

¿Cuántas personas trabajan con usted?

Son siete trabajadores permanentes y de vez en cuando es necesario llamar más personas porque sembramos y cosechamos todas las semanas.

¿Por qué tal disciplina?

Una semana sin sembrar nos significa un retraso de cuatro meses en el ciclo de producción.

¿Cómo fue el proceso de venderle a Carulla?

Yo ya tenía contacto con Carulla, luego de que se disolviera la sociedad en la que participaba fui a ver si me recibían como persona natural y sí me lo facilitaron, ahí comenzó el proceso. Lo que siguió fue un ciclo de mirar qué sembrar, traerlo, sacar la cosecha y presentarla a Carulla. Si al comprador le gusta vamos incrementando la cantidad de a poco. Todo depende de la aceptación del cliente, para saber si vale o no la pena seguirlo cultivando.

¿Qué exigencias le hacen en cuanto a calidad?

El producto debe ser 100% natural y no contener demasiados químicos en su proceso de manera que se respete su sabor.

¿Cuánto les vende?

Antes le entregaba producción a los almacenes una vez a la semana, ahora lo hacemos dos veces. La cantidad también varió, pasamos de 20 bandejas de 205 gramos a entre 40 y 80 dependiendo de la cosecha.

¿La demanda es constante? 

El problema nunca es por demanda sino por las dificultades para cumplir con el stock. La producción ha venido bajando por la escasez de agua, no ha sido fácil, se nos queman las verduras, por lo que hemos tenido que comprar agua al acueducto para compensar lo que no recogieron los reservorios.

¿Cuánto tiempo toma el proceso de producción?

Los productos se desarrollan de tres a cuatro meses, ahora los estoy sacando antes de tiempo ‘baby’, más tiernos, porque entre más pequeños sean, más valor nutricional tienen. Lo que hacemos es interrumpir el proceso también para que sean de una proporción acorde al consumo de la familia.

¿Qué tipo de productos componen su portafolio?

Tenemos col china, rábanos, repollitas, hinojos, acelgas de colores, alcachofas, coliflores, cebollas y zanahorias. Carulla me ha apoyado muchísimo en las propuestas que he llevado. Nuestros productos no solo son innovadores, también son ricos, con alto valor nutricional y fáciles de consumir.

¿Qué costo debe asumir?

Mensualmente se gastan entre $4 y $5 millones por la operación de las dos fincas, los arrendamientos y el pago a los empleados.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.