Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los ovinos son susceptibles a ciertas enfermedades infecciosas y a parásitos que causan molestias e incluso la muerte. Entre las principales están la neumonía, adenomatosis pulmonar, brucelosis, sarna, falsa garrapata y pediculosis.

Aunque los expertos recomiendan una revisión frecuente por parte de veterinarios que visiten la granja o lugar de estadía de los animales, estas enfermedades se pueden producir por diferentes causas. Por ejemplo, en el tipo de comida, el aseo en estos animales y el cuidado y sanidad en el hábitat.

Entre las principales enfermedades infecciosas está la neumonía, que es común entre los animales en épocas de estrés, cuando hay periodos de lluvia, frío, temperaturas heladas o también por causa de una mala alimentación.

Una de las infecciones más severas es la adenomatosis pulmonar, ya que se caracteriza por la proliferación de tipo adenomatoso en el revestimiento epitelial del alveolo pulmonar. Esta enfermedad no tiene un tratamiento específico y por eso el único remedio que encuentran los dueños de los animales es el sacrificio de estos.

En cuanto a las enfermedades parasitarias, la sarna es uno de los problemas más frecuentes, causado por los ácaros, aunque la falsa garrapata también va a la par. Ésta causa inflamaciones y pérdida del vellón principalmente en el cuello del animal. Mientras que la pediculosis son los piojos que atacan a los ovinos. Estos parásitos causan irritación y escozor en la piel, generando daños en el vellón de estos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.