Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Han pasado más de dos años desde mayo de 2016, cuando el Congreso de la República aprobó que Colombia se convirtiera en el cuarto país de la región en tener un marco legal para reglamentar el uso del cannabis con fines terapéuticos.

Con esta decisión, el Gobierno Nacional abrió las puertas para que dolencias como la epilepsia, la anorexia, la esclerosis múltiple y los eventos adversos provocados por tratamientos para el cáncer como las quimioterapias, fueran tratadas con medicamentos alternativos fabricados a base de cannabis medicinal, una planta que ya se cultiva en 15 departamentos del país.

Cundinamarca es el departamento que tiene el mayor número de cultivos con 30 empresas vinculadas. En el segundo lugar aparece Antioquia con 18 productores y en tercer y cuarto puesto se ubican Cauca y Valle del Cauca con 11 compañías cada uno. La quinta región con mayor cantidad de cultivos es Tolima, donde tienen presencia ocho empresas.

El Ministerio de Justicia es el organismo encargado de entregar las licencias relacionadas con: uso de semillas para siembra; cultivo de plantas de cannabis psicoactivo; y de plantas de cannabis no psicoactivo. . Específicamente, la Subdirección de Control y Fiscalización de Sustancias Químicas y Estupefacientes ha entregado 159 licencias a 98 empresas y otros productores.

“Es difícil calcular cuánto tiempo tardan los cultivos en ser productivos o cuánto cuestan las plantas porque hay muchas variables en juego que dependen de la estrategia de cada empresa.

LOS CONTRASTES

  • Rodrigo arcilapresidente ejecutivo de asocolcanna

    “El único propósito de la industria en este momento es el desarrollo del cannabis medicinal y científico, que es el avalado en la legislación”.

  • bibiana rojasgerente general de spectrum cannabis colombia

    “Existen muchas variedades de plantas de cannabis y eso implica que cada una tenga una personalidad y características diferentes”.

Según Rojas el proceso de una de estas plantas inicia con la siembra de la semilla y su germinación, luego pasa a una etapa de aclimatación y posteriormente a la fase vegetativa. Allí las hojas se exponen a 18 horas de luz. Una vez concluido ese periodo, la luz se reduce a 12 horas y esa señal hace que la planta empiece a producir flores.

“La Asociación Colombiana de Industrias del Cannabis (Asocolcanna) tiene 20 empresas afiliadas tanto extranjeras como locales. La cadena productiva se extiende desde la investigación de las semillas hasta el expendio de medicamentos y lo que vemos es que la mayoría de ellas tienen integraciones verticales”, dijo Rodrigo Alcira, presidente ejecutivo del gremio.

El directivo agregó que, además del clima y la geografía, la disposición del Gobierno para mantener el marco legal vigente en el corto y largo plazo, pueden hacer que Colombia se convierta en protagonista de la industria en el mundo.

Los cinco aportes de la industria al desarrollo local

El presidente ejecutivo de Asocolcanna, Rodrigo Arcila, dijo que la industria del cannabis medicinal tiene varias características: en primer lugar, es una industria joven. En segundo lugar, que está siendo reconocida en el mundo por su aporte a los sistemas de salud. Un tercer elemento es la innovación y un cuarto punto es su vocación exportadora. Y, en quinto lugar se destaca que esta industria es capaz de generar valor agregado al agro en toda su cadena”, dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.