Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia ocupó la posición 64 entre 113 países evaluados del Índice Global de Seguridad Alimentaria 2022 (Gfsi, por sus siglas en inglés), realizado por The Economist Impact, con el apoyo de Corteva Agriscience.

Esta es el undécimo informe desde el año 2012. Los pilares que se tuvieron en cuenta para la elaboración de este ranking fueron asequibilidad; disponibilidad; calidad y seguridad; y sostenibilidad y adaptación. Este modelo dinámico de evaluación comparativa se construye a partir de 68 variables cualitativas y cuantitativas.

Uno de los criterios que más ha decaído a nivel global es el de asequibilidad de los alimentos, pues entre 2019 y 2022 se redujo de 71,9 a 69, una diferencia de 4%.

En esta edición se incluyeron métricas críticas sobre esfuerzos agrícolas, el acceso a insumos de este tipo e inversión en investigación y desarrollo. La investigación arrojó que en este último rubro el gasto público en el sector agrícola se redujo cerca de 10% en los últimos once años.

Los países que tuvieron mayor los mayores puntajes son en su mayoría europeos, liderados por Finlandia (83.7), Irlanda (81.7), Noruega (80.5), Francia (80.2) y Países Bajos (80.1). En contraste, aquellos que tuvieron menores puntajes fueron Siria (36.3), Haití (38.5), Yemen (40.1), Sierra Leona (40.5) y Madagascar (40.6).

En comparación a los países de Latinoamérica y El Caribe, Colombia estuvo 14 países por debajo, pues en la región lidera Costa Rica (77.4), que se quedó con el puesto 18; Chile (74.2), que alcanzó el escalafón 25; Uruguay (71.8), con el escaño 33; Perú (70.8), en la posición 37; y Panamá (70.0), en la casilla 40.

Los países de la región que siguen el listado son México (69.1), Ecuador (65.6), Brasil (65.1), Bolivia (65.0), República Dominicana (65.0), Argentina (64.8), El Salvador (64.2), Guatemala (62.8) y Honduras (61.5).

Ahora bien, en la variación neta en la puntuación general de 2022 frente a 2012, Colombia es uno de los últimos cuatro países con números en rojo, pues decreció -2.2.

“Los puntajes en el Gfsi 2022 reflejan un sistema alimentario global frágil que está bajo una presión inmensa y enfrenta algunos de los peores resultados de su historia. Los precios de los alimentos y el hambre están alcanzando niveles récord, mientras que la asequibilidad se está desplomando a medida que choques como la pandemia de covid-19, los conflictos armados y el cambio climático agravan las tensiones sistémicas”, concluye el informe.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.