Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Syngenta es una de las cinco multinacionales que comercializa semillas genéticamente modificadas en Colombia. Con su oferta de productos biotecnológicos ayudan a los agricultores a incrementar la productividad de las cosechas, asegurar  rendimientos y mejorar la calidad de sus cultivos.

Mauricio Cárdenas, director Región Andina de Syngenta, habló con Agronegocios sobre las ventajas que ofrecen sus tecnologías en el cultivo de maíz, los avances que tendrán este año y sus planes a futuro en el país. 

¿Qué representa para ustedes el mercado colombiano?
Es  muy importante en la región Latinoamérica Norte. Por su tamaño y tierras disponibles, ofrece oportunidades de crecimiento para el negocio, ya que puede  responder mejor al reto de la seguridad alimentaria mundial. 

¿Cuáles son sus principales productos en el país?
Ofrecemos soluciones integradas, más que productos específicos. Un ejemplo es nuestro portafolio, Incrementa Papa, que ofrece al agricultor  una semilla de calidad, financiación, aseguramiento, asistencia técnica y los insumos para llevar a feliz término su cultivo.

¿Qué ventajas ofrecen frente a la competencia?
Contamos con un programa de capacitación para pequeños agricultores y hacemos presencia en minifundio. Pero también podemos atender agricultores de grandes cultivos extensivos de maíz, arroz o soya, y tenemos personal especializado en café, caña y palma africana. 

¿Qué se puede esperar de los cultivos de maíz  que usan su tecnología?
Hemos puesto a disposición de los agricultores semillas híbridas convencionales y biotecnológicas, abarcando 150.000 hectáreas de maíz tecnificado. El reto es apoyar a los no tecnificados que  tienen oportunidad de incrementar. En un escenario donde se está importando cerca de 80% del maíz para alimentos balanceados y/o consumo humano,  podemos trabajar en el aumento de la productividad.

¿Qué retos tienen los agricultores de maíz colombianos?
Contrarrestar dificultades como los cambios de clima,  hongos e insectos que afectan la productividad, el precio del grano y costos de transporte y almacenamiento, para cumplir con la calidad esperada por el consumidor final.

¿Cuál será su apuesta en 2017?
Financieramente hablando, 2017 será un año clave. Seguiremos comprometidos con aumentar la cuota de mercado de forma rentable.  Así mismo, continuaremos contribuyendo a la seguridad alimentaria del país con nuestras iniciativas.

¿Incursionarán en cultivos que no sean maíz y arroz?
Estamos desarrollando tecnologías para vegetales y arroz, por una parte,  para el tratamiento de hongos y plagas y caña de azúcar y maíz para el tratamiento de las malezas. Sin embargo, tenemos  portafolios  para todos los cultivos.

¿Qué oportunidad le ofrecen las semillas transgénicas a los agricultores?
La biotecnología agrícola puede mejorar la productividad, asegurar rendimientos y mejorar la calidad de los cultivos, minimizando el impacto ambiental de su producción. Además, apoya las prácticas integradas de manejo de cultivos.

¿Por qué es importante la tecnología en la agricultura?
Para 2050 el consumo de alimentos aumentará en un 60% y,  actualmente, los recursos para cultivar alimentos son limitados y las comunidades rurales necesitan apoyo. Para enfrentar este dilema sabemos que  la clave será la innovación, por eso brindamos a los agricultores soluciones integradas que contribuyan a enfrentar los complejos desafíos de hoy y mañana.

¿Cómo funciona la regulación colombiana con los cultivos transgénicos?
Colombia cuenta con una regulación para la aprobación, siembra, control y monitoreo de los cultivos genéticamente modificados. El agricultor que decida adoptar la biotecnología, debe cumplir con unas normas establecidas por el ICA,  la entidad encargada de determinar si se puede sembrar, dónde se debe hacer y bajo qué normas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.