Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma) aclaró que el primer estudio de línea base de deforestación asociada a la palma de aceite en Colombia, que fue elaborado por el Ideam (2011-2017), demostró que los cultivos de palma de aceite no han sido un motor de deforestación en el país.

Según la investigación, mientras en Colombia se deforestaron 1,1 millones de hectáreas entre 2011 y 2017, solo 0,4% (4.455 hectáreas) fueron convertidas a cultivos de palma de aceite.

Nicolás Pérez Marulanda, presidente ejecutivo de Fedepalma, explicó que a inicios de 2022 el Ideam identificó una deforestación nacional de 197.000 hectáreas, de las cuales 0,22% (cerca de 438 hectáreas) fueron transformadas en cultivos de palma de aceite, una relación menor a la evidenciada entre 2011-2017.

“Todo aquel que realice siembras ilegales no hace parte de nuestra cadena de valor, ni de los valores que se promueven en el sector palmero colombiano; desde la Federación defendemos la legalidad y las buenas prácticas en la búsqueda de la sostenibilidad”, dijo Pérez Marulanda.

La delimitación de la Frontera Agrícola Nacional abarca alrededor de 39 millones de hectáreas, de las cuales los cultivos de palma de aceite ocupan alrededor de 596.000 hectáreas, 1,5% de la frontera agrícola y 7,8% de toda el área cultivada del país.

El presidente de Fedepalma recordó que desde 2017 Fedepalma y varias empresas palmeras firmaron el Acuerdo de Cero Deforestación con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el IDEAM y ONGs ambientales como WWF y Fundación Natura, con el auspicio de los gobiernos de Reino Unido, Alemania y Noruega.

Precisaron que actualmente, 40 empresas hoy hacen parte de este acuerdo ratificando el compromiso del sector. "En el marco del Acuerdo se establece que las empresas palmeras y aquellas que utilizan aceite de palma como materia prima avancen en mecanismos que permitan verificar si su cadena de suministro está libre de deforestación y tomar acciones para asegurar que así lo sea en el futuro", explicaron en un comunicado.

Por último, Pérez Marulanda indicó: “Somos conscientes de las altas tasas de deforestación en el país, que han promediado las 175.000 ha/año en los últimos 10 años, y del reciente aumento en la deforestación en la Amazonía, especialmente en el suroccidente del Meta y el norte del Guaviare. En numerosos reportajes se ha puesto de manifiesto esta problemática, señalando que la deforestación en esta zona está principalmente relacionada con actividades criminales de minería ilegal, lavado de activos, cultivos de coca o acaparamiento irregular de tierras, entre otras razones”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.