Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una apuesta ambiciosa, basada en una tecnología que permite multiplicar 10 veces la producción de frutos como el tomate en Colombia, fue uno de los proyectos más destacados durante la última edición de Agroexpo.

Esta propuesta de Sáenz Fety, con sede en Funza, Cundinamarca, tiene como propósito acercar a los productores colombianos a una nueva era de invernaderos, que les permitan sembrar 110 kilos por m2, en vez de los 8 kilos que recogen en promedio. Asimismo, que utilicen solo 4 litros de agua, en vez de los 60 litros que se requieren por kilogramo sembrado.

Para el CEO de la compañía, Alejandro Sáenz, la meta es llevar esta tecnología a todo el país, para lo que reconoció van a necesitar el apoyo del Gobierno y el sector privado. “Queremos ser más productivos, pero lo más importante es ser sostenibles”, dijo.

¿Cuál es el objetivo del proyecto ‘Ahora’?

Nuestro objetivo es buscar una solución de sembrar en el planeta sin dañarlo. Ha sido un trabajo mancomunado entre academia, sector privado y público, pensando en cambiar la mentalidad del agro colombiano y en creernos este gran cuento de que Colombia tiene todo el potencial para ser un gran país productor de alimentos, pero que necesita usar las tecnologías para obtener mejores resultados sin afectar el medio ambiente.

¿En qué consistió su presentación en Agroexpo?

En Agroexpo presentamos un contenedor con luces led, capaz de regular la temperatura y la humedad. Dentro se le aplica CO2, para que las plantas estuvieran en sus mejores condiciones y alcanzaran su mejor productividad.

Por ejemplo, Colombia produce cerca de 8 kilos de tomate por m2, con esta tecnología se puede producir más de 110 kilos en ese mismo espacio. Adicionalmente, en el país se usan 60 litros de agua para producir un kilo, mientras que nuestra propuesta permite que solo se usen 4 litros.

¿Qué tiene esta idea de diferente?

Es muy positivo que haya mayor productividad, pero más aún que seamos sostenibles. El proyecto en general pretende enviar dos mensajes: el primero, a los gobiernos, que vean que estas tecnologías de producción existen y que necesitamos pensar cómo facilitar el acceso de los productores colombianos y cómo manejarlas. No estamos diciendo que esta sea la única forma de producir alimentos, pero queremos poner a disposición esta tecnología para el campo en Colombia. El segundo mensaje es para el consumidor, para que se interesen más en conocer de dónde vienen los alimentos y cómo son producidos. Si tienen químicos o no químicos, que se genere una conciencia para jalonar una mejor cadena alimentaria y conseguir una mejor nutrición.

¿Qué otros aportes puede hacer el agro además de producir alimentos?

El agro ya no es solo producción, sino que se ha unido con diferentes sectores -por ejemplo- en temas de nutrición y salud pública- y ha entendido que puede aportar al país al convertir los alimentos en una farmacia natural, que funcione como medicina preventiva. La evolución del campo no es mañana ni pasada mañana, está pasando ahora en Colombia.

¿Cómo hacer accesible esta tecnología?

Nos estamos aliando con el Gobierno y entidades financieras para que los productores puedan no solo solicitar créditos, sino garantizar la venta de esos productos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.