Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las flores, el azúcar, los alimentos étnicos (productos típicos colombianos, especialmente consumidos en los sectores con alta presencia de población latina o de origen colombiano), y los insumos para canales institucionales, son algunos de los sectores agroindustriales que según Proexport, encuentran una oportunidad en el mercado estadounidense.

Algunos sectores como el bananero, el azucarero, el cafetero y los floricultores con alta tradición en exportación y agremiaciones importantes se encuentran listos frente a las exigencias del mercado estadounidense y sus estándares de calidad.

En conclusión, a Colombia le queda mucho por hacer, y de la actitud de los productores y sus ganas de afrontar uno de los mercados más grandes del mundo, como lo es el estadounidense, depende el éxito del TLC, y junto a él, el crecimiento del sector agroindustrial colombiano. La inversión extranjera y local será un requisito indispensable para lograr este éxito en el mercado internacional y hacer de Colombia un país globalmente competente y con posibilidades de poder firmar tratados de libre comercio con otros grandes mercados del mundo.

La infraestructura se debe analizar
Sumado a las debilidades de los productores, el país debe mejorar en la modernización empresarial, la organización social, la información agropecuaria y la infraestructura, pues el transporte de los productos agroindustriales depende del acceso vial y fluvial, y de la capacidad de los puertos que despachan la mercancía rumbo a Estados Unidos. Además, la capacitación, tecnificación, bilingüismo y profesionalización de la población es importante para lograr el desarrollo científico para evitar plagas y volver los cultivos altamente competitivos frente a la globalización. También mejorar las condiciones de trabajo de los campesinos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.