Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El cultivo de yuca industrial ofrece a los agricultores ventajas competitivas que lo posicionan como una excelente opción productiva. Su bajo costo de establecimiento, su resistencia a variaciones climáticas, el bajo requerimiento de mantenimiento y el ciclo corto de producción (la yuca tarda aproximadamente nueve meses en estar lista para ser cosechada) son algunas de sus principales características.

La variedad industrial o amarga no es apta para el consumo humano por sus altos niveles de cianuro, pero su contenido de almidón y carbohidratos la convierten en una materia prima deseable para la alimentación animal.

LOS CONTRASTES

  • Lenis GonzálezAsistente técnica del proyecto

    “El cultivo de yuca industrial es una opción productiva muy buena para las familias campesinas por el bajo costo por hectárea que tiene”.

Desde 2019, la alianza Colanta-Usaid promueve el desarrollo de la cadena productiva de yuca industrial para su utilización en la elaboración de alimento concentrado para ganado. Este encadenamiento productivo busca ofrecer un medio de vida lícito para comunidades agrícolas, contribuyendo a su vez con la competitividad del sector lechero. Más de 877 familias han sido vinculadas a la producción de yuca, logrando el establecimiento de 1.722 hectáreas del cultivo, muchas de ellas, implementadas en áreas donde no se desarrollaba la actividad agrícola.

Para 2022, productores y asociaciones vinculadas a la alianza Colanta-Usaid “Yuca Amarga para una Dulce Leche” generaron acuerdos para la siembra de más de 1.000 nuevas hectáreas de yuca, bajo la modalidad de agricultura por contrato. A través de la formalización de los contratos con la Cooperativa Colanta, los agricultores acceden al modelo de acompañamiento diseñado por Yuca Amarga para una Dulce Leche que les brinda: crédito de fomento, asistencia técnica, entrenamiento y la compra asegurada del total de su producción.

El acompañamiento a los productores de yuca es impartido por el equipo de agrónomos de la alianza que verifica las buenas prácticas y las oportunidades de mejora de los emprendimientos durante todas las fases del proceso productivo. Mediante el manejo técnico del cultivo, la alianza busca incrementar la productividad por hectárea de la yuca industrial para alcanzar las 22 toneladas por hectárea.

El uso de semilla seleccionada es una de las estrategias para alcanzar el incremento de productividad, gracias a un convenio desarrollado con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia). Yuca Amarga para una Dulce Leche instaló en el municipio de Caucasia (Antioquia) un lote de multiplicación de semilla con cinco diferentes variedades de yuca industrial para proveer a los agricultores vinculados a la actividad.

Para financiar los cultivos en 2022, Yuca Amarga para una Dulce Leche planea el desembolso de más de $3.000 millones en créditos a través de su aliado financiero Ahorro y Crédito Colanta. Durante su implementación, la alianza Colanta-Usaid ha otorgado créditos por más de $31.000 millones a familias campesinas productoras de leche y yuca en sesenta y dos municipios en Colombia. A 31 de diciembre de 2021, las actividades para el fomento de la cadena productiva de la yuca industrial han dado como resultado la producción de 3.293 toneladas que las familias y asociaciones de productores han comercializado por un valor superior a $2.700 millones, que contribuyen al fortalecimiento de la economía.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.