De acuerdo con el estudio “E-Agricultura en América Latina”, la implementación de las TICs en el sector agro debe ser una prioridad para lograr el desarrollo potencial de los países de la región.

Es por esto, que su implementación debe establecerse desde las entidades afines, así como en los pequeños productores. Por lo anterior, las TIC cobran relevancia en diferentes estamentos de la actividad agrícola.

“En primer lugar, es una herramienta que facilita el acceso y la organización de la información. Por otra parte, simplifica la incorporación de nuevas tecnologías. Además, posibilitan que los productores intercambien información y generen nuevas formas de aprendizaje”, establece el estudio.

Es el caso de Bolivia, donde presentó un servicio de información que ofrece los precios de mercado mayorista y minorista por mensajes de texto. Otra iniciativa sucedió en México. El Gobierno desarrolló una aplicación móvil que contiene un menú de cinco secciones que posibilitan al usuario conocer las oportunidades de siembra, comercialización, precios nacionales e internacionales, así como también la oportunidad de contactar a proveedores de insumos. Estos casos son ejemplos de cómo integrar el agro con las TIC, acción que se hace de carácter urgente en todas las esferas del sector para lograr desarrollo.