Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Uno de los sectores que ha contado con el aval del Gobierno Nacional para seguir trabajando y movilizándose por las carreteras del país es el agro, de cuyos productos dependen todas las familias colombianas. Aún en plena cuarentena, prolongada hasta el 27 de abril, los campesinos, transportadores y productores siguen cumpliendo sus labores, esencial para que las centrales de abastos y los súper mercados tengan víveres en los mostradores y en las repisas.

El Ministerio de Agricultura vaticinó a finales de marzo que en Colombia “no va a faltar el alimento”, propósito en el que han trabajado con varias estrategias, entre las que se encuentra la supervisión de precios en las centrales de abastos y el apoyo a los productores del sector agro, con programas de créditos con presupuesto de $1.5 billones.

Esto, con el objetivo de “brindar liquidez”, según lo indicó el ministro Rodolfo Zea Navarro, y de “apoyar al sector agro en este momento de imperiosa necesidad”. De momento, según cifras del Dane, en Colombia hay cerca de 113.865 toneladas de alimentos (nivel de abastecimiento al 83%, cifra que debe mantenerse para asegurar el consumo.

Según explicó el jefe de esa cartera, en el caso de la cadena de abastecimiento de alimentos, la norma con la que se establece el aislamiento preventivo y obligatorio en todo país autoriza la movilización de productores agropecuarios, el transporte de insumos a los centros productivos necesarios para la actividad agrícola y pecuaria; al igual, que la movilidad de alimentos a los centros de abastecimiento, para garantizar la seguridad alimentaria de los colombianos.

Ahora, a pesar de este tipo de ayudas entregadas por el Gobierno, son muchos los transportistas que -temiendo por su propia salud- decidieron no trabajar durante esta temporada, según denunció el gerente comercial de la distribuidora de víveres Fresmart, Saaid Polanía. Esta situación, contó, ha llevado a que en el sector aumenten los precios para contratar camiones u otro tipo de vehículos de transporte de alimentos.

“Los que trabajan lo están haciendo con toda la reglamentación del caso, pero los precios están más altos y también está el tema de la seguridad, pues debido a las manifestaciones que hay en algunas carreteras del país, en donde poblaciones piden ayuda al Gobierno, se han presentado casos de mulas saqueadas. Toca ser muy cuidadosos y seguir los lineamientos”, dijo Polanía.

Para algunos productores y transportadores, en distintas centrales “ya se está empezando a notar la carencia de algunos productos”, pero según indicó el Ministerio de Agricultura, en ciudades principales como Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Pereira, Villavicencio, Valledupar e Ipiales, se ha ido incrementando en los últimos días el volumen de alimentos que ingresaron.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.