Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Este año se ha presentado un aumento acumulado de 32% efectivo en el alimento de los peces, según Fedeacua. Esto hizo que algunos cultivos como el pez panga se convirtieran en una alternativa de producción para los pequeños acuicultores, pues representa menores costos. Sin embargo, por parte de las autoridades ambientales el panga está catalogado como un cultivo prohibido. Esto ha acrecentado el debate y desde el gremio acuícola se insiste en la importancia de llegar a la domesticación de esta especie.

Según la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), el pez panga o pez basa es una especie omnívora de rápido crecimiento en talla y peso, lo cual coloca en riesgo especies nativas y endémicas del país. Las autoridades ambientales la han identificado y priorizado como especie exótica invasora, que altera el equilibrio de los cuerpos de agua.

La Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) establece que este pez no es nativo del territorio colombiano, por lo tanto, hasta que sea definida como domesticada bajo la normativa acuícola colombiana, se encuentra prohibido desarrollar cualquier tipo de cultivo productivo.

A pesar de la normativa ambiental actual, el pez está siendo altamente producido y según el gremio acuícola ya está mostrando ventajas de rentabilidad. Desde Fedeacua se insiste en la importancia de trabajar junto al Gobierno Nacional y las entidades ambientales para poder acordar la domesticación de este pez.

"El costo de producción del pez panga es considerablemente menor. En promedio en Colombia para producir 1 kilo de tilapia se necesitan aproximadamente $10.000, en cambio, producir 1 kilo de pez panga cuesta aproximadamente $4.125", comentó César Pinzón, presidente de Fedeacua.

Para llegar al comercio demora la mitad de tiempo requerida. "Por ejemplo, si la tilapia se demora 9 meses para llegar a 1 kilo, el panga en 8 meses llega a 1,8 kilos, es casi el doble", dijo. No necesita contar con un sistema de aeración para su producción lo cual baja mucho sus costos. "Sin necesidad de aeración, se pueden producir 200 toneladas por hectárea de panga, mientras que con la tilapia se llegan a 40 toneladas por hectárea".

Poco a poco se está potenciando la producción del panga debido a sus ventajas financieras y comerciales. "Este año tuvimos una producción de 15.000 toneladas de panga en todo el país. A modo de comparación, en trucha estamos produciendo cerca de las 29.000 toneladas. Al ritmo que estamos viendo, el pez panga va a alcanzar la producción de trucha, porque se está masificando su cultivo", indicó.

Respecto a su prohibición, desde el gremio se argumenta que formular su domesticación es importante pues está siendo más nocivo para el medio ambiente producirlo sin una regulación. "Los pequeños piscicultores lo están produciendo sin el debido cuidado", señaló. Pinzón comentó que el debate detrás del panga ya se conversó con gobiernos pasados. En la administración anterior se tuvo un avance que fue la realización de estudios ambientales del pez.

Cabe resaltar que esta no es la primera vez que se presenta un debate de domesticación en el sector acuícola. En el 2015 se expidió el Decreto 1780, por medio del cual dos especies que eran consideradas exóticas e invasoras, dejaron de serlo, al ser declaradas como domesticadas, la tilapia y la trucha.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.