Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Actualmente hay muchas características que deben tomarse en cuenta a la hora de seleccionar a un caballo como reproductor, más teniendo en cuenta que entre ellos figuran diferentes especies.

Cuarto de Milla (Aqha), Pintos (Apha) y Appaloosas (Aphc) son algunas de esas especies en las que los ganaderos ponen el ojo a la hora de pensar en un buen semental.

Sin embargo, sin importar, la raza, la edad del animal es otro de los factores a tener en cuenta, considerando que la estructura y la musculatura se irán consolidando con el tiempo.

Así lo confirmó a LR el médico veterinario y experto en equinos Mario Villa, quien recalcó que actualmente hay dos puntos claves de la selección que deberían ser más importantes que el resto, pero que en Colombia no se tienen tanto en cuenta a la hora de hacer estos procesos.

“El primero de ellos es el temperamento, un buen semental debe ser noble, manejable y eso tiene que ver con su nobleza, aunque también debe tener brío. En Colombia creen que el brío es que se altera fácilmente, pero realmente es una capacidad que tiene el caballo para trabajar, es decir las ganas de avanzar y esforzase en el trabajo”, explicó.

Para el también docente, el segundo punto a tener en cuenta es que el animal tenga una buena conformación, es decir, que “según la disciplina para la que uno quiera el caballo debe tener las condiciones físicas para que las pueda realizar, pero hay unas que son claves, pues algunas especies cuentan con cuerpos muy alineados y con ángulos que complementan muy bien la figura del ejemplar”, dijo.

Recalcó que actualmente en Colombia se cuenta con muy buenos ejemplares para la reproducción. Estas son siete características que identifican a un buen semental equino.

Reunir las claves: reto del sector 
Los expertos consultados por LR coincidieron en que no es fácil encontrar un ejemplar que cumpla con todas las características para contar con un buen semental equino, sin embargo, aseguran que se puede encontrar un balance entre ellas. Consideran que poder movilizar semen congelado resultaría una buena opción para contar con más reproductores, pues así bajarían los costos y no habría que movilizar al animal.

Inteligencia
Aunque se trata de una característica intangible, se puede considerar como la capacidad de aprendizaje y aceptación del liderazgo, es importante tener en cuenta debe descartar a un caballo inteligente que no acepte el liderazgo.

Conformación:
Las disciplinas requieren de algunas variantes en la conformación como la estructura ósea balanceada y fuerte, simetría en todo el cuerpo, aplomos rectos y fuertes, implante del cuello correcto y de la cola adecuado.

Pedigrí:
El caballo debe tener en sus papeles ancestros con logros en la disciplina que estamos buscando o en varias disciplinas, tratando de que no existan huecos. Un punto importante pero en el que hay que saber distinguir si un caballo tiene fallas.

Temperamento:
Una de las características que más deben tenerse en cuenta si lo que se quiere es tener un reproductor, pues es un factor que se pasa a sus crías con el fin de contar con especies manejables, tranquilo, respetuoso y fácil de entrenar.

Belleza:
Aquí entran detalles como cabeza chica, orejas cortas, frente amplia y plana, ojos grandes y bien posicionados a los lados de la cabeza, ollares no muy cerrados, musculatura atlética y definida y pecho no muy angosto pero no muy abierto.

Movimiento:
Para elegir un buen reproductor también hace falta fijarse en que tenga movimientos ágiles y fluidos y que al galopar las manos vayan al ras del suelo, sin mucha flexión en las rodillas y cuartillas.

Habilidad:
Aunque también es intangible, se puede considerar que sea hábil y que sea un caballo que se esfuerza por hacer las cosas cada vez mejor, de una naturaleza competitiva para ferias y eventos.