Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, también por sus siglas en inglés) alertaron recientemente sobre la presencia en el mundo de la peste de pequeños rumiantes (PPR), un virus que ha reportado nuevos brotes en 76 países.

Si bien, tal como recordó el gerente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Luis Humberto Martínez, Colombia fue declarado por la OIE como nación libre de esta enfermedad en 2014, la autoridad ambiental no deja de estar alerta para evitar que la peste caprina (como también se le denomina) llegue al territorio nacional.

La principal estrategia de prevención, según Martínez, es el control de ingreso. “Cuando se detecta la presencia de la enfermedad en alguna zona del globo automáticamente se suspenden las importaciones y exportaciones del producto desde y hacia dicha zona, ya sea de animales o pieles, teniendo en cuenta que ese es el vehículo principal y directo por el cual se propaga la enfermedad”, explicó.

El médico veterinario Efraín Benavides Ortiz, director del Centro de Investigación en Medicina y Reproducción Animal (Cimra) de la Universidad de La Salle, coincidió en que el principal riesgo de ingreso de la PPR al continente americano, donde no se han reportado casos del virus, es la entrada de animales en pie, sin los requisitos apropiados sanitarios desde regiones donde existe la enfermedad, es decir, desde África y Asia.

El académico apuntó que la peste de pequeños rumiantes afecta a cabras y ovejas. “Esta se caracteriza por fiebre, llagas en la boca, diarrea, neumonía, que al complicarse podría causar la muerte”, agregó. 

La enfermedad podría sospecharse, describió Benavides Ortiz, por la aparición súbita de fiebre, secreciones nasales y diarrea en ovejas y cabras, pero aclaró que estos signos son comunes a otras enfermedades de ovejas y cabras, como la fiebre aftosa o la lengua azul, por lo que la confirmación de laboratorio es imprescindible.

El director del Cimra destacó que esta enfermedad no posee tratamiento por lo que, en el caso hipotético de ingreso accidental al país “se debería proceder al fusil sanitario para eliminar la infección del territorio colombiano”.

Origen y propagación de la enfermedad en el mundo
China reportó por primera vez la enfermedad en 2007 y se extendió por Marruecos y el norte de África en 2008. Según explicó el médico veterinario Efraín Benavides Ortiz, esta se considera una enfermedad exótica en el continente americano, es decir, hasta el momento no se ha reportado ningún caso en esta zona. La dolencia es causada por un género Morbillivirus en la familia de los Paramixovirus.

La opinión

Efraín Benavides 
Director del Cimra de la Universidad de La Salle
“Si se asegura la no importación de animales desde regiones afectadas por el virus de la peste de pequeños rumiantes, la probabilidad de ingreso del agente a nuestro territorio es casi nula”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.