Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aidé Cárdenas y Thomas Toulemonde, son un par de esposos que se dedicaron a cultivar y vender anturios. Lo hacen en Pereira hace más de 15 años y son los mayores productores de esta flor tropical en Colombia. 

Ahora hicieron historia: su empresa, Siete Colinas, es la primera firma colombiana en lograr una exportación de plantas vivas -anturios en maceta- algo para muchos imposible de realizar.

El destino fue Panamá y allí llegaron en abril pasado 500 plantas salidas directamente del Aeropuerto Matecaña de Pereira al vecino país. Otra hazaña de los Toulemonde porque lograron la exportación sin pasar por Bogotá. La situación se ve como un trámite más y común en el mundo del comercio exterior, pero la cosa no fue sencilla. Aunque tenían experiencia internacional con flor de corte, exportar el anturio vivo era otro cuento.

Lo que tuvieron estos esposos fue paciencia. El proceso duró tres años sumergido entre trámites, requisitos, exigencias y protocolos fitosanitarias de uno y otro lado, es decir, de Panamá y Colombia. Ellos, sin embargo, no se rindieron. “Empezamos a ver que la planta en maceta cogía fuerza y dijimos: hagamos el ensayo. Dejamos la flor de corte y nos dedicamos solo a la planta en maceta con Siete Colinas. Empezamos con anturios, que era lo que conocíamos, y luego incorporamos bromelias y orquídeas”, dijo Aidé Cárdenas.

En un viaje a Panamá, en una misión comercial con Asocolflores, Aidé olió el negocio. Llegó a Colombia y le escribió al gremio y al Ministerio de Agricultura. Le dieron vía libre y empezó a hacer los trámites para exportar. “Me informé, pregunté, investigué y hasta refuté, con el respeto absoluto a las autoridades, trámites que creía ya cumplía”, sostuvo. Y aquí viene otra gesta.

Los Toulemonde lograron sentar en la misma mesa a los ministerios de Agricultura (ICA), Medio Ambiente (Anla) y Carder (Corporación Autónoma Regional de Risaralda) para hablar el mismo idioma y concretar los documentos que necesitaban. Aunque la partida arancelaria existe había un desconocimiento general sobre el tema, incluso para Panamá fue una experiencia nueva. 

“Fuimos armando entre todos los pasos a seguir, era el primer ejercicio que se hacía, y tuvimos que mirar si coincidía la partida arancelaria para poder salir de Colombia y entrar a Panamá con el producto. Cumplimos todos los protocolos, las exigencias y exámenes fitosanitarios de uno y otro país. Hubo muchas dudas de las autoridades pero logramos luego de 36 meses salir muy animados además, con el precio del dólar”, sostuvo. Lo que resalta es que el camino quedó listo para ellos que buscan hacer otras exportaciones, ahora en menor tiempo, y para todos los floricultores que quieran llevar sus plantas vivas a mercados externos.

Los pasos de Siete colinas para la exportación
Montaje de un invernadero de cuarentena y adecuación de un sitio para revisar pestes y enfermedades. Este paso garantiza que el producto salga sin problemas fitosanitarios.

Aparecer en el Sistema de Información Sanitaria para Importación y Exportación (Sispap) del ICA, el cual expide los documentos y permisos para la operación.

Cumplir con exámenes fitosanitarios que certifican que el producto es libre de enfermedades, entre ellas el virus del tomate. Estos toman entre 15 y 20 días y los hace el ICA.

La capacitación de los empleados es fundamental porque ellos, en los procesos de cuarentena, deben revisar las plantas para descartar problemas.

Tener al día el requerimiento exigido por la corporación autónoma, en este caso Carder, que indica que están autorizados para producir y vender plantas.

Matricularse como predio exportador ante el ICA, obtener un permiso en semillas y el agrónomo debe ser avalado como profesional de predio exportador.

Chile e islas del caribe son los mercados en la mira
Tras entrar a Panamá, Siete Colinas está explorando la posibilidad de entrar con plantas vivas a Aruba, Bonaire y Curazao, donde tiene contactos con clientes a los que vendió flor cortada. También tiene en la mira Chile cuyas reglamentaciones son más estrictas. “Son más duras pero ya no lo vemos imposible. Vamos a empezar a hacer el protocolo para este país”, dijo Aidé Cárdenas, gerente administrativa de la firma.

La opinión

Aidé Cárdenas de Toulemonde
Gerente Administrativa de Siete Colinas
“Esto no es solo para Siete Colinas, sino para todo el país. Todo el que quiera exportar y cumpla con los requisitos lo puede hacer. El trabajo ya está hecho”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.