Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Francia pronostica una recuperación en la producción de vino este año a medida que aumentan los volúmenes en todas las principales áreas de cultivo, luego de un inicio récord temprano de las cosechas de uva en regiones como Champagne y Borgoña.

Se pronostica que la cosecha de 2020 aumentará 6,3% con respecto al año pasado a 45 millones de hectolitros, equivalente a unos 6.000 millones de botellas, dijo el martes el Ministerio de Agricultura en un comunicado . Eso indica un regreso a los niveles promedio de cinco años, después de que las heladas de primavera y la sequía de verano dañaron la cosecha de uva de 2019.

Borgoña tuvo su cosecha más temprana en más de seis siglos, mientras que la recolección de uvas en Champagne comenzó a mediados de agosto, la más temprana registrada, después de una primavera inusualmente cálida seguida de temperaturas similares al verano en febrero. Se espera que el cambio climático traiga inviernos más suaves y veranos más calurosos a Francia en las próximas décadas, con efectos que van desde una maduración más fácil de la fruta en Champagne hasta hacer que Burdeos sea menos adecuado para la uva merlot.

“Las cosechas comenzaron en agosto en casi todas las regiones y muestran un avance notable en comparación con 2019”, dijo el ministerio. "Esto se explica por una primavera que fue la segunda más cálida en 120 años y un invierno relativamente cálido".

En Borgoña, las cosechas de uvas comenzaron el 12 de agosto, la fecha más temprana en los registros que se remontan al siglo XIV, según la portavoz de la junta vinícola local Mathilde Paturaud.

Se espera que el volumen de vinos con una denominación de origen protegida aumente 2,4%, un ritmo más lento que la producción total de vino, ya que algunas regiones productoras establecen límites de producción ante la pandemia de coronavirus.

“Algunas organizaciones interprofesionales regionales decidieron fijar el nivel de sus vinos de designación por debajo de 2019, debido a un mercado económico erosionado por la crisis de Covid-19”, dijo el ministerio.

En Champagne, se pronostica que la producción de vino de origen designado caerá un 21% a 1,72 millones de hectolitros, incluso cuando aumenten los volúmenes totales, según las perspectivas del gobierno. En respuesta a la caída de las ventas, la junta de vinos de la región redujo la cantidad máxima de uvas que se pueden utilizar para producir vino espumoso con la etiqueta Champagne en un 22% a 8.000 kilogramos por hectárea este año, dijo una portavoz.

En el Valle del Loira, las lluvias de agosto impulsaron los volúmenes, que se prevé que aumenten un 44% a 3,15 millones de hectolitros. La recolección comenzó a fines de agosto, casi un mes antes que en 2019. Para la región de Burdeos, la recolección de uvas de vino blanco está 15 días antes que el año pasado y está casi terminada, y se prevé que la producción de vino aumentará un 1% hasta 5,37 millones de hectolitros.

Se prevé que la producción en la región de Borgoña-Beaujolais aumente un 12% a 2,13 millones de hectolitros. En Borgoña, la sequía y el calor redujeron el volumen de uvas pinot noir, según el ministerio, que no proporciona un desglose del área de cultivo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.