Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una de las reglas que exigen los mercados en estos momentos es la inocuidad de los alimentos para producir carne y leche de calidad. Para esto, el tema de la vacunación y purgas toma relevancia en el sector pecuario.

De acuerdo con la Empresa Colombiana de Productos Veterinarios (Vecol), en el caso de Colombia, aún se están conociendo todas las enfermedades que están atacando a los bovinos, equinos y porcinos. Ya que, en muchas zonas del país no se sabe por qué se mueren los animales.

En ganadería, para empezar por un subsector pecuario, las cifras estiman que aproximadamente 500.000 familias asociadas a este negocio invierten más de $240.000 millones vacunando, de los cuales cerca de $5.000 millones se pierden, porque se mueren los animales.

Hugo Armando Graciano, presidente de Vecol, comentó que “para acceder al mercado internacional debemos tener animales sanos. Por esto estamos haciendo estudios en 22 zonas de Colombia para establecer qué debemos atacar”.

Algunos expertos, ganaderos y veterinarios en bovinos establecen que las principales enfermedades y purgas contra las que se vacuna un animal en Colombia son: la fiebre aftosa, la brucelosis, la clostridiales, la rabia y la leptospiras, en vacunación. En purgas se pueden destacar parásitos internos o gastrointestinales.

Claro que, si usted quiere conocer el valor de vacunar y purgar un bovino durante un año, expertos como el presidente de Unaga, Ricardo Sánchez estiman que la cifra en promedio podría ser $250.000 o incluso menos y llegar a $100.000 al año, todo depende de la zona geográfica, el clima y la inmunidad de algunos animales.

Iván Guzmán, médico veterinario de Ceba, aseguró que “muchas fincas tienen un programa con todo el calendario de vacunación. En algunos casos hay que tener en cuenta que se aplican los antídotos unos meses de nacimiento del animal o periódicamente, como sucede con la aftosa”. 

En equinos pasa algo similar, aunque los criadores dicen que deben existir más cuidados. En promedio todo el proceso de vacunación y purgas puede costar hasta $350.000 en un año, una cifra un poco más alta que la de un bovino. 

Ricardo Sánchez aclaró que “los equinos son un poco más exigentes y se debe tener más cuidado”. 

En estos animales, las principales enfermedades que se pueden presentar son la encefalomeilitis equina venezolana, la influenza equina y tétanos, las cuales se recomiendan tratar a los tres meses si la madre no ha sido vacunada y a los seis meses si la madre fue vacunada, haciendo un refuerzo al mes y cada año.

En porcinos los costos disminuyen considerablemente. Jaime Liévano, líder del proyecto La Fazenda, afirmó que en su finca “no se invierte más de $10.000 al año en vacunar a un cerdo, en realidad, los costos de vacunación son $15 por kilo”. También dijo que “nosotros no purgamos y en muchas partes no se hace porque los concentrados y comida ya vienen libres de parásitos”.

Las principales enfermedades que dijeron los expertos se producen en los cerdos son la peste porcina, rinitis atrófica, parvovirosis, erisipela y leptospira. Aunque vale la pena recordar que en muchas ocasiones estas enfermedades no se producen en diferentes climas y zonas del territorio nacional.

¿Qué pasa con las mascotas?
Los veterinarios expertos en mascotas dicen que, si hay animales que puedan tener costos elevados para vacunar, en comparación con su peso son los perros y los gatos. 

En este sentido los costos podrían superar $130.000 por animal durante un año, todo porque son animales domésticos y necesitan más cuidados. 

“Debemos conocer las enfermedades que atacamos”

La Empresa Colombiana de Productos Veterinarios (Vecol) sigue liderando en la investigación y aprovisionamiento de vacunas para el sector pecuario. En diálogo con Agronegocios, el presidente de la compañía, Hugo Armando Graciano, dijo que están adelantando 22 proyectos en diferentes zonas del país para detallar las enfermedades que están atacando la ganadería, equinos, porcinos y ovinos-caprinos, con el fin de disminuir costos y potenciar la producción de carne.

¿Cómo está Colombia en términos de sanidad animal?
Primero que todo hay que ubicar a Colombia para saber en dónde estamos y para dónde queremos ir. Según cifras de la FAO, en 2050 el mundo necesita producir el doble de alimentos y el país es uno de los siete que puede ser considerado despensa agrícola. Sin embargo, los alimentos deben tener garantía de inocuidad, esto quiere decir que en carne y leche Colombia tiene una gran oportunidad para vender.

¿Qué se deben tener en cuenta para producir carne?
Hay tres factores que son importantes. Uno es el tema de la genética; dos, una buena alimentación; tres, partir de la base de un hato sano.

¿Podemos lograr esto?
Este reto no está lejos. Por ejemplo Brasil tenía 100 millones de vacas y en 10 años duplicó a 200 millones la población, incorporando estos tres ingredientes para producir más. Esto quiere decir que por cada persona hay dos vacas. 

¿Qué estamos haciendo para lograr avanzar?
Para poder acceder a todo el mercado y ser despensa agrícola, primero hay que tener animales sanos. Entonces hay que saber cuáles son las enfermedades que atacan a la ganadería colombiana. 

Vecol con sus utilidades y apoyo del Gobierno, va a hacer un estudio de cuáles son las enfermedades que debemos atacar. Arrancamos el proyecto con bovinos, porcinos, ovino-caprinos y equinos. Hoy en día tenemos 22 proyectos en zonas.

¿En cuáles zonas?
Esas zonas fueron definidas porque se supone que son las de mejor producción. Son los Llanos Orientales, la Costa Caribe, Cundinamarca, Nariño y otras del Nororiente colombiano. 

¿Ya hay resultados?
Hay avances. En bovinos estamos avanzando en diferentes frentes. En porcicultura hay dos proyectos que ya casi están terminados. En ovino-caprinos hay dos adelantados en el Cesar y en Boyacá. Mientras que en equinos empezamos uno en Antioquia, en caballos de alta escuela y de paso, y la otra debimos comenzarla en los Llanos, pero no pudimos hacer muestreo, por un problema; hay de encefalitis equina venezolana.

¿Luego de esto qué viene?
Construir un modelo sanitario, para nosotros es muy importante porque con esto producimos las vacunas con los microorganismos que están girando en el campo.

Los problemas que hay en la frontera con Venezuela

En estos momentos la frontera con Venezuela se está convirtiendo en una zona de peligro para la ganadería colombiana. De acuerdo con el ICA, el Ministerio de Agricultura y Vecol, en el país vecino se ha dejado de vacunar este año contra la fiebre aftosa. De acuerdo con las cifras, en Venezuela hay 16 millones de bovinos, de los cuales se lograron vacunar más de 11 millones en lo corrido del año.

Las opiniones

Jaime Liévano
Líder del proyecto de La Fazenda

“Una de las maneras y aspectos que se deben tener en cuenta para lograr una competitividad en el agro es la inocuidad. Por medio de una vacunación responsable podemos alcanzar altos estándares”.

Ricardo Sánchez
Presidente de Unaga

“Vacunar, purgar y vitaminizar a un bovino puede costar en promedio $250.000. Es importante recordar que no todas las zonas ganaderas tienen las mismas enfermedades y los costos pueden bajar”.

Tips para tener en cuenta en vacunas

Tener presente que al vacunar un animal se debe proporcionar una dosis dependiendo la edad, el peso y la zona geográfica en donde se encuentre y puede que las enfermedades cambien.

Para conseguir inmunidad en las enfermedades hay que hacer seguimiento a las vacunas y purgas. Vale la pena recordar que con una sola dosis no es suficiente, como pasa en aftosa.

En muchos casos un medicamento comprado en los centros de distribución veterinaria pueden alcanzar para varias dosis, es recomendable que las establezca un veterinario.

Los efectos secundarios se pueden presentar en todos los animales. Las vacunas pueden generar alergias, inflamaciones o edemas. Se recomienda conocer la opinión de un experto previamente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.