Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Olga Lucía Caballero, la productora de moras, entrevistada para esta edición de Agronegocios, aseguró que: “a pesar de que la innovación y la industria impulsen la mora”, el principal problema de este producto es la volatilidad de precios. Un día la arroba puede costar $60.000 y al otro $15.000. 

Sin embargo, este fenómeno no solo se da en los cultivos de mora. La volatilidad de los precios es una característica propia del sector. En gran parte esto se debe a las variables climáticas, a los ciclos de siembra y recolección, junto con la demanda por la temporada del año.

 De hecho, un reciente estudio hecho por la Universidad Nacional aseguró que los recientes bajos precios de productos como la mora y la fresa han hecho que los cultivadores migren a la ganadería. 

El informe que hace la UN se concentra en el departamento de Cundinamarca y específicamente, en los municipios de Chocontá y Facatativá en donde los agricultores se quejan porque el precio no es diferenciado con la calidad de la fruta. 

Por otro lado, una mala cosecha también puede generar que los precios de la misma se vean afectados o incluso, en algunas oportunidades, los mismos intermediarios son los encargados de no pagar lo suficiente por el precio real de la fruta, esté o no de buena calidad. 

Un agravante adicional puede ser el precio del dólar y el costo de los insumos, puesto que, esto incrementa los costos al agricultor. La producción termina costando más de lo esperado y los productos se venden en un menor valor.

 Por ello, es importante revisar de qué manera una política pública puede darle la posibilidad a los productores pequeños de adquirir seguros que sean económicos y que los obliguen a protegerse de los cambios en la oferta y la demanda. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.