Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

“Yo venía de terminar mis estudios fuera del país, con la firme idea de tener mi criadero. Por eso, con mi dinero ahorrado, fui hasta el criadero Yolival, y allí me enamoré de esa potranca que me encantó por sus movimientos y su registro. La compré por un precio que a cambio de hoy, rondaría los $50 millones”, afirma. Esta empresaria antioqueña, madre y esposa consagrada, dice que los caballos son su pasión, y que su meta ha sido la de consolidar a los mejores ejemplares de paso fino.
“Los caballos son conocimiento”, dice Patricia, y por eso en 23 años de trabajo ha estudiado y buscado una genética que mejore las características del andar paso fino: la velocidad, la marcación, la reunión y el conjunto del caballo.
Precisamente, su agudo análisis científico, sumado a una visión amplia de negocio, fueron las claves para que esta administradora paisa le apostara a la transferencia de embriones. Una actividad que le ha dado al Criadero Villa del Suroeste la fama de forjador de campeonas.
El comercio de embriones consiste en el aprovechamiento de los genes de un buen animal. En primer lugar es necesario contar con una yegua y un macho de excelentes características que produzcan un buen feto. A los 10 días de gestación, se le extrae el embrión y se le inserta a una yegua receptora que al cabo de 11 meses da a luz una cría “hecha con genética de campeones”. En el año se pueden producir cerca de 5 embriones que se venden a un promedio de $22 millones, dice.
Patricia recuerda con cariño a sus campeonas: Paz del Suroeste, Pícara de Paz, Paz de Sueño y Aroma de Paz que alcanzaron un precio cercano a los $70 millones. Esta paisa invierte cerca de $10 millones en el cuidado y preparación de competencia de sus 15 caballos.
“Para estar en este negocio hay que disfrutar del milagro que produce el paso fino al andar y querer darle al país nuevas campeonas”, concluye.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.