Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En lo corrido de enero ha vuelto a ser noticia el tema de los precios de la energía eléctrica también conocida como ‘la luz’.

A pesar que tanto la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, como presidentes de gremios del sector, como Camilo Ortega de Andesco, llevan diciendo desde octubre de 2022 que los precios van a bajar, estos aún no lo hacen.

Así lo mostró, por ejemplo, el último informe de la Superintendencia de Servicios Públicos para diciembre. En comparación con los precios de noviembre (que también subieron), el costo de la luz aumentó 0,8% en el territorio nacional.

Pero acá ‘vuelve y juega’ la pregunta que se hizo el presidente Gustavo Petro en septiembre del año pasado, cuando dijo que no entendía cómo si las represas estaban llenas de agua (por la lluvia), el precio de la energía estaba subiendo en las facturas de luz. Esos embalses a noviembre estaban en 87%.

Esto, según Sergio Cabrales, profesor asociado de la Universidad de los Andes, se debe a que el precio de la luz en la bolsa de energía se encuentra subiendo, incluso, cuando las lluvias persisten. “¿Entre más llueve, más sube el precio de la electricidad en bolsa?”, escribió Cabrales en Twitter junto a un gráfico que muestra cómo el promedio pasó de $180 por kilovatio hora (kWh) a finales de 2022, a más de $500 por kWh actualmente.

¿Cómo funciona la bolsa?

Al igual que las bolsas de valores, en la de energía se cruza la demanda de esta con la oferta de las empresas generadoras. Allí entran las hidroeléctricas como Hidroituango y otras como las termoeléctricas.

Su funcionamiento, para Ortega, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco), también no se basa en las condiciones actuales, sino en las futuras.

“Cuando usted va a comprar acciones en la Bolsa de Valores de Colombia o de Nueva York, por ejemplo, usted no las compra pensando en el presente, sino en el futuro”, dijo.

Precisamente es un futuro que no es muy prometedor para el dirigente gremial. Pues si bien es cierto que han mejorado algunas condiciones como una guerra ya conocida en Ucrania y una crisis de contenedores ya prácticamente solucionada, “aún tenemos una tasa de cambio muy alta y se avecina un verano que puede ser muy largo”.

Electricaribe

Según el presidente de Andesco los usuarios deben entender que esto no es un problema de Colombia. “En todo el mundo la tendencia del costo de servicios sigue al alza, lo que pasó en Colombia es que logramos quebrarle el cuello a la tendencia”.

Lo otro, dijo, es que si bien puede que sigan subiendo, ya no lo hacen con base al IPP, sino al IPC. “Para que los precios realmente bajen, el Gobierno va a tener que poner recursos”.

¿Por qué?

En el caso de la Costa Caribe, por ejemplo, se presentan unos incrementos superiores al resto del país y esto se debe a la negociación que se hizo para que dos empresas prestaran el servicio, la cual implicó que se incorporaran las pérdida para que se pudiera hacer el cierre financiero.

“Eso era lo que se tenían que hacer y, lastimosamente, lo terminan pagando todos en la factura de luz”. De no haberse sumado, dijo Ortega, no se hubiera dado el cierre financiero y por ende, ese “problema le queda al Gobierno, por lo que se hubiera podido presentar un Electricaribe 2”.

Así se llega al precio final

Los datos proporcionados por XM, operador del Sistema Interconectado y administrador del mercado mayorista, muestran solo 20% de la energía consumida por los hogares se compra en bolsa.

Es decir, el precio de la luz de cuatro de cada cinco casas no depende del precio de la energía en bolsa. Sin embargo, esa otra casa que representa el 20% que sí se abastece de la bolsa, sería una de las responsables del aumento de precios.

Congresistas estarían pidiendo intervención
Según Camilo Sánchez, presidente de Andesco, varios parlamentarios en el país estarían pidiéndole al Gobierno Nacional que intervengan la Creg y de esta manera puedan establecer el precio de los servicios públicos por decreto, o, en el pero de los casos, se imponga una tarifa límite para que las comercializadoras definan el precio de la energía. “Y experiencias de ese tipo hemos tenido en todo el mundo y casi siempre, por no decir siempre, esos procesos no termina bien. Entonces son sugerencias que me parecen irresponsables”, dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.