Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La historia de los mercados campesinos en Medellín es más antigua de lo que se podría llegar a pensar a primera vista. Los seis primeros fueron creados en 1988 como estrategia de la Secretaría de Desarrollo Económico-Subsecretaría de Desarrollo Rural, en busca de eliminar las cadenas de intermediación.

Hoy en día suman 19 puntos de comercialización para pequeños y medianos productores de cinco corregimientos de la ciudad, con ventas totales en 2016 por $2.318 millones.

Además de su posicionamiento en barrios tradicionales como Laureles, Loma de los Bernal, La Floresta o El Poblado, “han tenido gran acogida por parte de los habitantes de Medellín para suplir la demanda de los compradores y promoverlos como espacios de integración familiar para generar así un fortalecimiento de las relaciones entre campo y ciudad”, indicó Paula Zapata, subsecretaria de Desarrollo Rural de Medellín.

En la actualidad, 250 familias se benefician de los mercados campesinos que se instalan los sábados y domingos con productos locales y tradicionales que van desde frutas, verduras y hortalizas de todo tipo, arepas y tamales hasta guarapo, quínoa, productos veganos o cafés especiales “que se ofrecen muy frescos y con las mejores condiciones de calidad, además de una variedad que agradecen los consumidores”, señaló César Arango, miembro del mercado campesino que se instala en el parque lineal La Presidenta en El Poblado, uno de los más concurridos en la ciudad.

En este punto, por su ubicación estratégica, es usual ver a turistas europeos, norteamericanos o asiáticos que disfrutan cada fin de semana de una arepa de queso, un lulazo o un mangazo, “por lo que cerca del 30% de clientes en La Presidenta son extranjeros que se sorprenden con la variedad de productos frescos que ofrecen los campesinos y que no encuentran en sus países”, agregó Arango. 

Con tres aperturas de mercados campesinos este año, el próximo se instalará el 28 de mayo en Santa María de los Ángeles, facilitando así la relación entre campesinos y consumidores. 

Y es que con unas ventas estimadas por la Subsecretaría de Desarrollo Rural en lo que va del año de $1.090 millones, “las compras de los participantes cada día aumentan, resaltando que cada vez son más los ciudadanos que prefieren adquirir productos locales”, indicó Zapata.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.