Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los equinos son animales herbívoros y debido a su individualidad no existe una fórmula que garantice un crecimiento y nutrición ideal para su desarrollo, por ello es necesario comprender algunas claves o factores relevantes desde su nacimiento para que se conviertan, con el tiempo, en ejemplares ideales sin importar la actividad que desarrollarán en el futuro.

LOS CONTRASTES

  • Alberto Navas CamachoDirector técnico Italsal y Equinos

    “La adecuada nutrición para el óptimo desempeño, salud, bienestar y belleza de los equinos comienza desde los primeros días del nuevo embrión”

  • Héctor josé vergara Director ejecutivo Fedequinas

    “La nutrición balanceada en los equinos es clave para que puedan alcanzar los mejores parámetros reproductivos que hay en su potencial genético”

Elementos como la cantidad y la constancia de la alimentación, la raza, edad, su tamaño, peso, carga del trabajo, clima y salud juegan un papel muy importante en el desarrollo del animal. Sin embargo, la salud y crecimiento futuro en los potros se genera, incluso, a partir de los primeros días de gestación y la alimentación de la madre se convierte en un factor que afectará o beneficiará dramáticamente el caballo.

Buena alimentación
Este factor es tan importante que se ha encontrado que los niveles muy altos de almidones y azúcares en la última fase de gestación de la madre están asociados con problemas ortopédicos que presentan los potros en el futuro, así lo explicó Alberto Navas Camacho, nutricionista y director técnico de Ganadería Italsal y Equinos. Por otro lado, el nutricionista también resaltó que debe existir una dieta para cada para cada una de las fases por la que atraviesa el animal.
“No todos los alimentos sirven para todas las fases, las dietas de cada una de las etapas fisiológicas deben ser diseñadas con los requerimientos particulares”, dijo Navas.

Otras claves
Lactancia. La calidad de la leche y, sobre todo, del calostro son muy importantes en la integridad intestinal ya que éste es un elemento esencial en el desempeño, la capacidad cognitiva y la repuesta deportiva del ejemplar.
Peso y talla. Para las dietas de los potros y potrancas es muy importantes conocer el peso y la talla pues a partir de allí se puede construir el perfil de aminoácidos para proporcionar la cantidad de proteínas adecuadas, conocer y monitorear el peso y la condición corporal del equino durante su proceso de crecimiento. Eso es necesario para establecer la dieta requerida, realizar el correcto seguimiento de su desarrollo y para la dosificación de medicamentos y suplementos.

Herbívoros. Los carbohidratos estructurales son fundamentales, la mayor alimentación de los caballos debe ser forraje es decir hierba, ya sea en heno, paja, pasto o alfalfa. Se debe ofrecer siempre a voluntad y lo ideal es que el caballo consuma en el 1. 5% y el 1. 8% de su peso en materia seca al día; como recomendación, el forraje verde tiene más nutrientes y ofrecido en fibras largas mejora la masticación, salivación y digestión.

Agua limpia y pura. Este elemento es esencial para el caballos y debe proporcionarse a voluntad durante todo el día y la noche ya que los equinos son animales con una termorregulación muy deficientes y necesitan más agua que un animal normal de su peso, un promedio entre 18 y 56 litros diarios.
Minerales. Complementar la alimentación con sal blanca, cobre, zinc, yodo y otros minerales es una gran apuesta para cubrir algunos vacíos nutricionales que no se logran con el forraje y los granos. Estos deben proporcionarse con constancia en concentrados de buena calidad todos los días. Cambios en la dieta graduales. Si se realizan cambios de fuentes de forraje o alimentación, éstos deben realizarse de forma gradual entre ocho y 10 días, para garantizar la adaptación del sistema digestivo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.