Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con Magda León, neuropsicóloga de Pet House, quien hace más de cinco años trabaja con animales de compañía en un proyecto de terapia asistida que se dirige a niños, familias y personas adultas que buscan mejorar su calidad de vida, conductas y a superar dificultades y niveles altos de estrés,  los perros y gatos pueden ser coterapeutas de personas.

“El perro se convierte en coterapeuta desde un trabajo de entrenamiento que realizamos para descubrir su perfil y saber si se puede vincular a una terapia asistida con humanos. Los gatos también lo pueden lograr pero desde un trabajo diferente. Entre más cachorros se pueden alcanzar más avances”, explicó León.

Y es que, según  la raza y la edad se establecen los perfiles de los caninos, entre los que están los activos, como los lobos siberianos que suelen disfrutar del vínculo con los niños. Los más tranquilos que gustan del acercamiento con personas más adultas y los animales que crean conexiones con todo un grupo familiar.

La neuropsicóloga reveló que la terapia asistida con mascotas ha logrado que niños logren relajarse y tener mejores respuestas a la hora de aprender a ir al baño, ordenar el cuarto o realizar tareas.

Según la experta, los resultados de la terapia asistida se han dado por medio de la constancia y disciplina que tienen familias. “Los resultados que hemos visto en niños, familias y adultos se han dado por dedicación con las mascotas. No es trabajo de un solo día”, agregó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.