Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Muchos son los beneficios que se alcanzan cuando se comparte con un animal de compañía. Cuidarlas le ayuda a los niños a familiarizarse con procesos naturales de los seres vivos, promueven valores positivos como la amistad y el respeto, incrementan la autoestima y hacen que la persona que los cuida se sienta útil.

Es nuestro deber ser responsables con la tenencia de las mascotas. Su salud, integridad y bienestar son nuestro compromiso. Tener una mascota requiere tiempo, dedicación y recursos; quien la tenga debe acogerse a normas de convivencia con la naturaleza y con la sociedad.

Es necesario valorar los costos de la adquisición y convivencia con una mascota. Actualmente en Colombia es posible encontrar opciones que permitan reducir la inversión que genera su tenencia. Algunos gastos no se pueden eludir, como por ejemplo, el cumplimiento del plan sanitario (vacunas, desparasitaciones y controles veterinarios). Otros, como la alimentación, pueden disminuirse considerablemente conservando el bienestar del animal y el de su bolsillo.

En términos de costos la nutrición es el rubro más significativo. Algunas de las empresas que elaboran alimentos balanceados en Colombia investigan, modernizan los procesos de producción y de control de calidad e invierten en innovación y desarrollo, por lo que innegablemente sus productos deben considerarse como una de las mejores opciones para su mascota.

Un alimento concentrado es una mezcla de materias primas que suplen todas las necesidades nutricionales del animal. Cuando se tiene una mascota que se quiere como a un hijo, es placentero observar que consume el alimento con gusto y alegría. Si no es así, la alimentación se convertirá en un trabajo adicional y muchas veces en un dolor de cabeza para el propietario.

La palatabilidad (conjunto de características de un alimento concentrado que generan su consumo), es el más importante atributo que debe cumplir un alimento moderno para ser catalogado como de buena calidad.

¿Qué consigue un propietario de una mascota sí suministra a su animal un producto de altísimo precio, sí su perro o gato no lo consume?
Surgen entonces las incomodidades de tener que mezclar con enlatados o sobras de la mesa -encareciendo, desequilibrando la dieta y complicando la rutina diaria de la alimentación- para mejorar la palatabilidad y garantizar un adecuado consumo de alimento y así una buena nutrición del animal.

Calificar con superlativos muchas productos o categorías del mercado, es más frecuente de lo que se piensa: gasolina súper o premium, leche ultra pasterizada o alimento Premium son algunos ejemplos de ello. Pero ¿qué parte de estos apelativos nace en los departamentos de mercadeo de las empresas fabricantes y no precisamente por la “ultra calidad” que contraste con semejantes ventajas?

Es cierto que en todas las categorías de producto existen diferencias de calidad, pero también es una realidad que en busca de aumentar los márgenes de rentabilidad, las compañías aplican estrategias con el fin de sobrevalorar sus productos en la mente del consumidor y así acrecentar su disposición a pagar más dinero por tales productos. Este es el caso de los alimentos para mascotas Premium y Super Premium.

Seguramente algunos de estos alimentos tengan incorporadas materias primas no tradicionales de alto precio, que pueden tener algún valor agregado en términos nutricionales. Sin embargo, los resultados obtenidos por estas adiciones no guardan proporción con los exagerados precios por kilo que están pagando los colombianos.

La fabricación de los alimentos concentrados modernos para perros y gatos se realiza en equipos industriales especializados que cocinan las materias primas, principalmente aquellas que contienen nutrientes limitantes como los almidones, que necesitan de este proceso para ser digeridos en el sistema digestivo del animal. Estas y otras materias primas (harinas de pollo, harinas de carne, cereales y premezclas vitamínicas y minerales entre otras) son seleccionadas rigurosamente con el fin garantizar la calidad bacteriológica, así como para verificar su composición nutricional.

Debido a que la oferta de materias primas está disponible para todas las empresas fabricantes de manera abierta en el mercado nacional e internacional, los costos de producción entre las diferentes marcas en el mercado son sensiblemente parecidos.

Pero surgen las variables que hacen la diferencia en el costo del producto y finalmente en el precio al público, que son pagadas por el consumidor sin que esto se refleje en beneficios para la mascota. Se trata de los costos relacionados con mercadeo, publicidad en medios masivos, las pesadas estructuras comerciales de las compañías especializadas y los ambiciosos deseos de obtener grandes utilidades.

Este fenómeno se está presentando en nuestro país y por esto, la brecha tan amplia en el precio entre productos del mismo segmento del mercado, elaborados por empresas (multinacionales y algunas nacionales) frente a otros fabricantes colombianos que ofrecen alimentos de mejor calidad a precio justo.

Nutricionalmente los perros y los gatos tienen satisfechas sus necesidades con un buen alimento que puede ser económico. Esto implica funciones de mantenimiento, reproducción y otros beneficios que el dueño de la mascota valora: materia fecal de consistencia firme con volumen reducido y de bajo olor, piel y pelo saludable y brillante, bienestar del sistema digestivo, alta palatabilidad, adecuado desarrollo en cachorros y longevidad en buen estado en animales adultos.

Sin embargo, los alimentos de alto precio le ofrecen al consumidor a través de costosas campañas publicitarias, otras ventajas que no son determinantes para la vida y/o el bienestar de la mascota, con las que justifican sus exorbitantes precios al consumidor sin que se guarde relación entre los valores agregados publicitados y el sobre costo del producto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.