Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con Sebastián Zapata Henao, director del Centro de Investigaciones del Banano (Cenibanano), este cultivo, a diferencia de otras frutas, es altamente demandante en lo que tiene que ver con labores y cuidados para su rendimiento.

Por esta razón se cataloga como uno de los sectores agrícolas con mayor cantidad de empleos en el país (35.000 directos y 125.000 indirectos), los cuales resultan proporcionales a las más de 51.000 hectáreas sembradas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Según las declaraciones del experto, el banano suele ser un cultivo “bastante susceptible a eventos climáticos extremos que generan estrés y pérdida de productividad, como son los déficit o excesos hídricos; las fluctuaciones de radiación solar; la temperatura; la humedad, y la velocidad del viento, que inciden directamente en el ataque de plagas y enfermedades así como en la alteración del desarrollo y crecimiento de la planta, entre otros aspectos que podrían desencadenan en un detrimento significativo frente a la calidad y la producción”.

LOS CONTRASTES

  • Emerson Aguirre Medina Presidente de Augura

    “Necesitamos un pago justo por nuestro producto e insistimos en el llamado a la responsabilidad compartida de los grandes compradores”

Bajo esta perspectiva, han sido muchas empresas como Smurfit Kappa las interesadas en apostarle a soluciones innovadoras que permitan aliviar las cargas a las que, frecuentemente, deben enfrentarse los productores de esta fruta y que ponen en juego el rendimiento de la misma.

Así, nace Banabag, una solución 100% sostenible, hecha de papel que está diseñada para proteger los racimos de banano durante el ciclo completo de crecimiento del fruto, permitiendo que lleguen al exterior, de una manera sana y con calidad para su consumo. No obstante, además de tener características sostenibles, Banabag actúa como un aislante natural que ayuda a resguardar los bananos contra la lluvia, el viento, la fricción entre las frutas y a evitar el sobrecalentamiento que ocurre en ocasiones con otros materiales no sostenibles que se han usado tradicionalmente para esta función.

El equipo técnico de Smurfit Kappa aseguró que se trata de un papel satinado a máquina, 100% renovable, reciclable, compostable y biodegradable, que si bien, funciona igual que otras bolsas para bananos, su diferencia principal radica en la manera cómo impacta al medioambiente y maximiza la calidad de la fruta.

El uso de esta nueva propuesta, funciona tanto en la agricultura convencional como en la ecológica y además, es apta para cualquier productor que desee aumentar la sostenibilidad de su plantación. Pues brinda una oportunidad totalmente nueva que hace que los productos sean más respetuosos con el medioambiente, y consecuentemente, mejor valorados por los mercados internacionales.

Esto sin relacionar los beneficios en cuanto a la optimización de los costos y la eficacia representada en las distintas etapas de crecimiento de la fruta. Cabe resaltar que en Sur y Centro América se encuentran algunos de los mayores exportadores de banano del mundo.

De hecho, Ecuador, Colombia, Costa Rica y República Dominicana están en la lista de los 10 países que exportan más del 80% de este producto a nivel internacional, en especial a Europa, lo que exige un verdadero reto a los productores.

Desequilibrio entre costos y ventas

Si bien el sector agricultor ha resultado ser uno de los menos afectados por la pandemia, el gremio bananero manifestó que en su caso, el 2021 fue un año bastante complejo, en tanto que, debieron asumir los incrementos desmedidos en el costo de los insumos a nivel mundial y mantener establece el precio de venta. Ante esto, han insistido en el llamado a la responsabilidad compartida por parte de los grandes compradores internacionales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.