Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Según el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), la Fusarium 4RT es una enfermedad que afecta las plantaciones de banano y plátano, la cual produce marchitamiento y muerte de las plantas. Esta patología es causada por el hongo Fusarium oxysporum f. sp. Actualmente hay 16 fincas afectadas en los departamentos de Magdalena y La Guajira.

A mediados de 2019, se reportó su presencia en una plantación en la península de La Guajira como primer caso de RT4 en el continente americano. Según lo reportó el Instituto Colombiano Agropecuario en ese entonces, el personal de una gran plantación de bananos colombianos detectó síntomas sospechosos en los árboles y alertó a la misma autoridad fitosanitaria.

Después de que una prueba inicial de reacción en cadena de la polimerasa para el ADN del hongo diera positivo, el ICA lanzó su plan de contingencia, cerrando cuatro granjas y destruyendo todas las plantas dentro de 10 metros de muestras que dieron positivo. Los funcionarios del la entidad también establecieron puestos de control para desinfectar vehículos y botas y ampliaron la vigilancia de enfermedades en otras 1.100 hectáreas. Hasta ahora, las muestras de la zona más amplia han vuelto negativas.

Actualmente, el país, y en especial Zona Bananera, sigue bajo constante monitoreo para evitar pérdidas por esta enfermedad. "En este momento tenemos un total de 16 fincas, 11 en la Guajira y 5 en Magdalena, esto representa un número importante de predios afectados. Las instituciones han realizado un trabajo articulado para enfrentar este problema. Afortunadamente aún no hay reportes en Urabá, ni en otras zonas del país", comentó Mónica Betancourt, investigadora de Agrosavia.

La experta explicó que el hongo desencadenante puede durar 30 años en los suelos, razón que hace que persista la preocupación sobre los efectos de la enfermedad. Para su prevención, comentó que los pequeños productores deben integrar normas estrictas de bioseguridad y de buenas prácticas.

"Todos los pequeños productores deberían unas normas estrictas sobre los suelos de sus cultivos. Deben aumentar sus estrategias de bioseguridad, deberían tener botas propias de la finca", comentó Betancourt. La experta agregó que "hemos encontrado que el patógeno puede afectar plátanos, por eso también se debe hacer protocolos de erradicación de manera cuidadosa, también deben informar a las autoridades pertinentes".

Cabe resultar que, por sus particularidades, este hongo no puede ser manejado usando plaguicidas químicos. La solución mejor adaptada para la continua producción de banano en suelos infestados con el hongo es el reemplazo de cultivares susceptibles por resistentes.

Otra de las opciones que se han estudiado con mayor interés han sido las de control biológico y la composición de la microflora y factores abióticos del suelo que puedan suprimir el crecimiento del hongo patógeno.

También se han estudiado otras opciones de manejo agronómico como la rotación de cultivos con otros diferentes al banano y que puedan tener actividad antifúngica, como el ajo, la cebolla, el cebollin y especies relacionadas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.