Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los medios internacionales vienen hablaban en los últimos días del Coffe Coin, la primera criptodivisa del mundo conectada al mercado del café y que, según los expertos, opera como una moneda estable debido a que está respaldada por un mercado físico, es decir, por las acciones del café.

La moneda digital para transar café fue creada en Brasil y hoy, vemos varias iniciativas financieras alrededor del mundo de las criptomonedas que buscan intervenir en el mercado tradicional de café, que, como todos, tiene algunos vacíos.

En Colombia, ya hay algunos intentos de este tipo de transacciones digitales. Uno de ellos es un emprendimiento que combina el consumo del café local con las criptomonedas. Lo hace desde la apertura de pagos con este activo hasta con beneficios para el incentivo del uso de la moneda digital en el mercado nacional.

LOS CONTRASTES

  • Alexandra GamboaCofundadora de Cripto Café

    “Además de incentivar la adaptación de la criptomoneda en el mercado nacional a través del café, buscamos que los productores obtengan financiación a bajo costo"

El emprendimiento, llamado Cripto Café, permite pagar café premium y recibir un reembolso en bitcoins por la compra online.

“Lo creamos antes de comenzar la pandemia y el proyecto trata de la venta de café proveniente de pequeñas fincas, pero con el plus de las criptomonedas. Y eso tiene que ver con que otorgamos un beneficio a todos los que compren café en nuestra tienda con un reembolso de 5% del total de la compra, que se devuelve en bitcoin”, explicó Pablo Vera, cofundador de Cripto Café.
Generalmente, las compras allí se realizan con pesos colombianos, y esa devolución del bitcoin, según explican los promotores, es para incentivar el mercado. Hasta el momento, 80% de los compradores en Cripto Café ha pedido el reembolso.

Tanto para Vera como para Alexandra Gamboa, también fundadora del emprendimiento, uno de los objetivos claves de Cripto Café es poder incentivar cada vez más la circulación y uso de esta moneda en el mercado nacional. Actualmente, y aunque aún solo representa 7% del total de los pagos, la tienda de café también permite la compra de este grano local con distintas monedas digitales como el Bitcoin, Ether o Ripple.

Por lo que, si está interesado en empezar a incursionar en este mercado que aún sigue siendo emergente, Cripto Café, como bien explicaron sus fundadores, le ofrece no solo la posibilidad de obtener sus primeros bitcoin, sino que ligado a eso, dota al comprador principiante con capacitaciones sobre las criptomonedas y una guía en el proceso de devolución y pago.

¿Qué tipo de café se vende?
Las marcas de café que abarcan el portafolio de Cripto Café son cultivados por pequeños productores de diferentes zonas del país, lo que hace que sea un café de origen único.

La primera de ellas es Café mi Raza, que es una marca que ofrece un grano proveniente de Risaralda y que figura como el de mayor circulación en Cripto Café, pues tienen producción durante todo el año. Otro de los ofertados por la tienda es un café cultivado en la zona de Norte Santander entre Labateca y Toledo, llamado Café Cruz de Lina. Está también café Casa Rubio, producido en San Juan de Río Seco, en Cundinamarca y café ZeY ZeY, el cual es cultivado en la Sierra Nevada de Santa Marta por los indígenas arhuacos de la zona.
A propósito del origen de estos granos desde cosechas pequeñas, Vera y Gamboa identificaron en el mercado de las criptomonedas una oportunidad perfecta para mitigar uno de los problemas históricos de los trabajadores del campo colombiano, que es la intermediación entre el productor, el distribuidor, y el comprador final.

Esta relación en el mercado, también presente en el cafetero, trae como consecuencia que al caficultor promedio no le sea retribuido las ganancias proporcionales a su inversión, fuerza de trabajo y al valor final que tiene el producto en el mercado.

Por lo que, según indicó Alexandra Gamboa, uno de los proyectos a largo plazo de Cripto Café tiene que ver con buscar que los caficultores no se queden solo con en el beneficio de la compra, sino que puedan tener algún tipo de financiación a través de las criptomonedas.

“Queremos que, a través de estos activos, el pequeño productor se vea beneficiado con oportunidades como obtener financiación para su producción a costos más bajos y de una manera más descentralizada, en el que otras personas de ese mercado se interesan por invertir en sus proyectos, explicó Vera.

Según el experto financiero en criptomonedas, Édgar Ricardo Jiménez, el mercado de la moneda digital sí ha avanzado. Hoy en día, ya existen entidades, tal cual como sucede en el mercado tradicional, que permiten solicitar y otorgar préstamos en criptomonedas, esto es en forma de repo (entregar un bien en garantía y a cambio recibir un préstamo).

“Esto permite que un caficultor, por ejemplo, pueda obtener acceso a un crédito de una manera mucho más sencilla, entregando como garantía un activo como las criptomonedas y obteniendo dinero, sin mayor cantidad de recursos”, explicó Jiménez.

Aunado a eso, las lógicas de estas monedas digitales también permiten que el productor local pueda negociar, comprar y operar bienes y servicios de manera directa con su proveedor, sin ninguna intervención externa.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.