Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

 Entre julio y septiembre, las lluvias se incrementarán en gran parte del país según informó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam). Este fenómeno hará que la presencia de hongos, bacterias, insectos y diferentes enfermedades afecten directamente la producción y calidad en los cultivos. 

Algunos ingenieros agrónomos recomiendan en esta temporada utilizar abonos, enmiendas, acondicionadores y fertilizantes, ya que es normal que proliferen las plagas por el tiempo húmedo. 

Este es el caso de Jesús Serrano Prada, gerente Abonos Integrales Mi Granja, quien asegura que las enfermedades más comunes que se expanden en estas temporadas son las fungosas (llenas de poros) originadas en hongos dañinos como Phytophthora, que pudre la raíz y la corona de los árboles. “La enfermedad genera incluso gusanos que luego en la cadena productiva crean hongos dañinos”.

En los cultivos predominan las enfermedades como Mildeo Velloso (un parásito), Botryitis (un hongo) y Heterosporium. Las plantas, así mismo, son atacadas por insectos como la Mosca Blanca y Prodiplosis y las bacterias como Xanthomonas y pseudomonas, estas últimas se combaten a través de bactericidas y yodos. 

Los expertos coinciden en que es difícil recomendar un producto específico para el control de estas plagas, debido a que en los cultivos siempre se maneja una rotación, donde se incorporan diferentes mecanismos de acción para evitar resistencias dentro del hongo. 

En el caso de los fungicidas son productos químicos y orgánicos su aplicación generalmente es foliares, también pueden ser utilizados en el suelo para ser absorbidos por la raíz donde el fungicida entra en contacto con los focos de esporulación de estas enfermedades. Adicionalmente, sirven para reducir los microorganismos presentes en campo y se usa al ambiente como desinfectantes tipo amonio. 

“El costo de los productos agrícolas ha aumentado un 20% a 30% en lo que va corrido del año a causa del comportamiento del dólar ya que la gran mayoría de los productos son importados”, explicó el ingeniero agrónomo, Raúl García García. 

Los químicos son más costosos que los orgánicos ya que superan cinco y hasta diez veces su valor. Mientras que el uso de abonos orgánicos minerales sirve no solamente para el cultivo sino para mejorar las condiciones futuras del suelo. 

Los fungicidas al igual que los insecticidas pueden conseguirse en el mercado en presentaciones de 100 cm. a 250 cm. Los precios oscilan entre $15.000 a $25.000, para el caso de los insecticidas su valor está entre $30.000 y $50.000, informó, Jorge Enrique Puerto Gualtero, gerente Agroseeds.  

Agricultura orgánica una alternativa

 No se puede hablar de un fertilizante en particular sin conocer el tipo de cultivo de la finca, la etapa del mismo junto con la calidad del suelo y las exigencias recomendadas conforme a un estudio del mismo. Los orgánicos con minerales pueden ser de muy buena calidad si están garantizados por el ICA. Los más recomendables son los que poseen certificación ISO 9001 y 14001 así como certificaciones de la Comunidad Económica Europea. Una alternativa es volver a la agricultura orgánica y a las buenas prácticas con productos amigables con el medio ambiente. 

Las opiniones

“Cuando hay lluvia aumentan las enfermedades, en verano se incrementan las plagas y cuando hay lluvia aumentan los hongos”. 
Raúl García García
Ingeniero Agrónomo 

”Es muy difícil no utilizar los productos químicos en los cultivos comerciales porque hay mucho dinero invertido en la producción de la finca”.
Jorge Enrique Puerto 
Gerente Agroseeds

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.