Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hace 35 años, un grupo de amigos antioqueños decidió ensayar en la industria agropecuaria con la siembra de un cultivo de tomates en la zona conocida como el Alto de las Palmas. Sin embargo, el producto no tuvo acogida en el comercio debido a que era muy grande comparado con el tamaño promedio.

Tras el fracaso del negocio tomatero y por iniciativa de uno de los inversionistas, decidieron utilizar los invernaderos existentes para establecer cultivos de flores, que fueron expandiendo de forma independiente en otras zonas del departamento de Antioquia.

De ahí nació Flores El Capiro, una empresa que desde sus inicios tuvo vocación exportadora y que hoy por hoy es uno de los mayores productores de crisantemos del mundo, según destacó su gerente general,  Carlos Manuel Uribe.

Es precisamente el crisantemo, un género de origen asiático, el producto insignia de esta compañía, que a la fecha cuenta con 780.000 metros cuadrados (78 hectáreas) de cultivo y genera 1.800 empleos.

En los últimos cinco años, la empresa floricultora ha logrado el mejor comportamiento en exportaciones. El pico más alto lo alcanzó el año pasado, cuando exportó 140 millones de tallos, lo que representó un crecimiento de 15% con respecto a 2015.

Inglaterra y Estados Unidos son los principales mercados a los que llegan las más de 80 variedades de crisantemos de la empresa. El listado lo complementan naciones como Japón, Australia y Chile.

El Capiro es el principal proveedor de la cadena Fresco, creadora del concepto de comercio de flores en supermercados.

Reconocimiento

A principios de este año, Flores El Capiro fue galardonada con el premio ‘Cultivador Internacional del Año 2017’ en la categoría de Flores Cortadas, en el marco de la Feria IPM Germany, en la ciudad de Essen (Alemania). Según explicó Uribe, a la convocatoria para el premio puede inscribirse cualquier cultivador que desee participar; no obstante, los estándares que califican son muy altos. 

“Se tienen en cuenta cuatro parámetros: que sea una empresa rentable, socialmente responsable, ambientalmente sostenible y que sea innovadora. Estos son estudiados durante alrededor de seis meses, como si se tratara de una auditoría”, apuntó.

Pero no solo se llevaron el título en su categoría en la que competían contra una empresa holandesa con 41 años de experiencia y 120.000 metros cuadrados de cultivos en Holanda, 700.000 en Kenia y 275.000 en China, sino que fueron premiados con el galardón Campeón de Campeones, el mayor reconocimiento del certamen.

En palabras de Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), el logro de Flores El Capiro sirve de emulación para que otros miembros del sector trabajen por mejoras  en producción, en logística y en comercialización. “Esa es la esencia del sector: innovar y volverse más competitivo. Eso es, precisamente, lo que ha permitido que la floricultura colombiana, incluso después de 10 años de una fuerte revaluación, se haya  mantenido como líder internacional en los mercados de flores”, manifestó.

10 nuevas variedades 

Más de 80 variedades de crisantemos son producidas por Flores El Capiro. De acuerdo con Carlos Manuel Uribe, la empresa trabaja de la mano con hibridadores para introducir alrededor de 10 nuevas variedades cada año. Adicionalmente, bajo el sello de El Capiro son comercializadas hortensias cultivadas por pequeños campesinos de la región, como parte de una labor social.

La opinión

Carlos Manuel Uribe
Gerente de Flores El Capiro

“El premio en Alemania no solo es un reconocimiento para El Capiro, sino para la floricultura colombiana, un sector con 50 años de tradición exportadora”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.