Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sobre esta base las empresas productoras y diseñadoras de estos sistemas han venido avanzando en el mejoramiento de la tecnología, cualquiera que sea su tipo, para hacer más eficiente el consumo del agua, disminuir la cantidad de materiales utilizados y hacer más efectiva a menor costo la actividad agrícola.

“La tendencia en los últimos años es utilizar menos materiales para que los equipos puedan ser más asequibles al público. Por ejemplo, antes valía el metro de línea de goteo (uno de los sistemas más utilizados) US$25 centavos, ahora se puede conseguir en US$8 centavos porque a través de nuevas tecnologías desarrolladas se ha disminuido el material usado”, dijo el gerente de producción de Agrifim de Colombia S.A, una firma fabricante, comercializadora y asesora en sistemas de riego, Jorge Sánchez.

Los tipos de sistemas de riego más aplicados en Colombia son los de superficie -llamado también de gravedad-; aspersión (gran aspersión, aspersión, miniaspersión y microaspersión); y localizado o por goteo que se viene imponiendo, dada la ventaja por eficiencia ante eventos como el cambio climático y la necesidad de ahorrar agua.

Lo que señala Fajardo es que cualquiera que sea el sistema de riego a utilizar debe someterse a un estudio previo para determinar el más idóneo ajustado al suelo y al tamaño del área sembrada para lograr mejores rendimientos.
“El valor agregado de un sistema de riego está en lo que puede dar de más. Es decir, además de agua qué más me da. Pueden ser los nutrientes, que es llevar a través del riego la fertilización química u orgánica”, agrega.

Esto es lo que se llama fertirriego, que es clave, según señaló el jefe de la Unidad de Riego de John Deere Water, Alberto Campo, en el tema de productividad y resultados. “Con darle a la planta el alimento a través del riego, se logran disminuciones en costo de fertilización en 40%, en mano de obra de 30% y en controles de malezas se tiene un ahorro de 20% porque sólo se moja el área que se requiere”, indicó.

El directivo señaló que si bien la utilización de la tecnología de riego por goteo no es nueva, sí es lo más novedoso, sobre todo porque en Colombia está siendo empleada por sectores que tradicionalmente no utilizaban este sistema.

“Lo han manejado los floricultores, pero la innovación está en que el riego por goteo viene entrando en cultivos que no se regaban por este método como maíz o caña”, indicó.

Lo que ha marcado las últimas tendencias en nuevos tecnologías para los sistemas de riego es la automatización, que permite una mejor programación, más eficiencia en el manejo de agua y de fertilizantes, hacer monitoreos, activar válvulas desde un punto de la finca a través de un panel de control y la programación automática del riego en horas específicas.

“Son esquemas muy apropiados por su eficiencia para grandes extensiones de cultivos como en palma africana”, dijo. Sin embargo, Fajardo indica que también en pequeños cultivos se pueden adaptar riegos automáticos sin incurrir en altos costos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.