Las consecuencias por el cambio climático en todo el planeta se han convertido en uno de los principales asuntos de coyuntura global y mediática por los efectos ambientales, económicos y sociales que representa para los diferentes países del mundo y sus entornos. 

En este sentido, tratados como el Acuerdo de París o el Protocolo de Kyoto son algunas de las principales herramientas y mecanismos impulsados por las grandes potencias para mitigar los daños y efectos del calentamiento global que tienen en la agricultura uno de los principales sectores damnificados a corto y mediano plazo, y a los cuales Colombia no es ajeno. 

Así lo señaló Luiz Carlos Baldicero, experto en climatología que se presentó en el último Congreso Cafetero que se realizó en Manizales, quien apuntó que “de aquí a 2080 puede que no exista más café en el mundo y a 2030 se hayan reducido gran parte de los cultivos”, explicó el experto. 

El incremento en la temperatura global en más de 4°C, emisiones de CO2 y la incidencia de la industrialización se han convertido en algunos de los principales contaminantes que pueden atentar con especial énfasis en sectores agropecuarios como el caficultor, peligrando su sostenibilidad y existencia en diversas regiones productoras como Brasil, Vietnam, Colombia, Indonesia o Etiopía.  “El café puede reducirse en cerca de 50% en el mediano plazo y desaparecer totalmente en 2080”, acotó Baldicero. 

Pero no solo el café es uno de los cultivos más amenazados por el cambio climático. “Latinoamérica es una de las zonas del mundo que mayor riesgo tiene por cambios en la temperatura, situación de la cual ya han alertado organismos como la FAO y la Cepal, entre otros”, explicó Victoria Duque, experta en medio ambiente de la Universidad Nacional. 

De este modo, producciones de maíz, fríjol, arroz, flores y deterioro en las pasturas para alimentar diferentes especies de ganado, entre otras áreas, son algunos de los principales damnificados si no se toman las medidas convenientes. 

“Países como Bolivia, Ecuador, Nicaragua, México y Argentina, además de Colombia, serán algunos de los principales afectados en el sector agrícola si no se trabaja en pro de la sostenibilidad”, concluyó Duque.