Las principales centrales mayoristas del país reportaron una caída en los precios de la arveja de 31%, en Bucaramanga, y del 25% en Cali e Ibagué. La razón de la caída de las cotizaciones radica en una oferta a mayor escala que ingresó desde las zonas de cultivo ubicadas en Ipiales (Nariño) y San Gil (Santander), informó el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa).

En la plaza Santa Helena, en el Valle del Cauca se presentó una situación similar. El precio cayó como resultado de un mejoramiento en la producción del grano, donde el kilo se cotizó a $3.000.

Los mayoristas del departamento del Tolima reportaron un aumento en la oferta de la arveja que se cultivó en Cajamarca (Tolima), Fusagasugá (Cundinamarca) e Ipiales (Nariño); lo que derivó aa una cotización de $3.050 el kilo. “Para esta jornada también se hizo evidente un descuento en los precios de la remolacha, la cebolla junca y la lechuga Batavia”, señaló el Dane, a través del boletín informativo del Sipsa.

Las mejoras en la producción en las zonas de cultivo ubicadas en Samacá, Cucaita y Nobsa (Boyacá) y la capital del país permitieron un descenso en los precios de la remolacha.

Por el contrario, las verduras y hortalizas que reportaron una tendencia al alza fueron la habichuela, la zanahoria, el tomate, el pimentón y el chócolo mazorca. La habichuela presenta variaciones de 55% en Ibagué, 36% en Neiva; 33% en Bucaramanga y del 25% en Tunja. En la capital del Tolima, por ejemplo, el kilo se cotizó a $2.760, frente a la