Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Este año a finales de abril cuando el Gobierno se enfrentó a un nuevo paro con diferentes sectores, muchos de ellos dedicados al agro, el Ministerio de Agricultura presentó un balance de los auxilios que cada subsector ha recibido por la administración de Iván Duque. Allí, los cafeteros y arroceros aparecían con las ayudas más altas ($255.000 millones para el primero y casi $50.000 millones para los segundos).

El hecho de que los caficultores sean los más beneficiados de los subsidios del Gobierno fue algo que llamó la atención en el análisis que hizo el Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo. Según el documento, entre 2008 y 2018 ese sector recibió más de $3 billones en ayudas.

Pero más allá de la cifra, el texto agregó que en el año en el que más personas se acogieron al subsidio, que fue en 2013 con 424.275 caficultores, tan solo se benefició a 6% del estimado de la población rural, por lo que se consideraron estos auxilios como “inequitativos”.

Líderes gremiales del agro comentaron que esto tendría implicaciones en cómo el Gobierno está pensando en cambiar las políticas de subsidios. De hecho, en el Marco Fiscal también se aclaró que “considerando esta problemática, se buscarán reestructurar los subsidios al sector agrícola en el país, para evitar que se sigan presentando estas fallas en la focalización.

En este sentido, se crearán mecanismos que promuevan de manera homogénea la entrega de apoyos agrícolas y que, más que asegurar un precio, promocionen la asistencia técnica, el financiamiento e incentivo a la capitalización rural, siendo estos ejes de tecnificación, producción y, por lo tanto, de un mejor desarrollo del sector”. Estos cambios darían como resultado un nuevo fondo común, el cual aún no se ha reglamentado.

Justificación de cafeteros
La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (Fedecafé), justificó que los subsidios que el sector recibió los últimos 10 años fueron necesarios, porque según ellos “eran para atender las necesidades de una actividad de la que dependen más de 550.000 familias a nivel nacional; y no apoyarlas generaría una crisis económica”.

El gremio recordó que un ejemplo de esto, es que hoy en día el precio de referencia para el kilo del café haya cerrado el primer semestre en US$0,8 en promedio; por eso la carga en varios meses ha estado por debajo del coto de producción ($800.000), y dio problemas financieros.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.