Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las actividades agrícolas en Colombia están extendiéndose hacia productos considerados no tradicionales, lo que representa nuevas opciones productivas y mercados para los agricultores en diferentes zonas del territorio nacional. 

Tal es el caso de la higuerilla y sacha inchi que en la región del Bajo Cauca en Antioquia, con recursos del Sistema Nacional de Regalías y la unión de instituciones como Eafit, Universidad Pontificia Bolivariana, Universidad Nacional y Gobernación de Antioquia, impulsaron el Programa de Oleaginosas Promisorias que con base en estas semillas, se convierte en una nueva alternativa productiva para los habitantes de la zona.

Así lo explicó Lina María Vélez, docente investigadora de la facultad de Ingeniería Agroindustrial de la UPB, ya que pueden utilizar las semillas de higuerilla para la extracción de aceites para energía o industria química “o para consumo humano, animal, farmacéutico y cosmético cuando se habla de la sacha inchi. Las semillas de sacha pueden consumirse tortadas, molidas, confitadas, entre otras maneras, como también  puede utilizarse el residuo para concentrados animales”. 

Por su parte Yaromir Muñoz, docente de  Eafit y líder del Programa Oleaginosas Promisorias, destacó que los componentes del proyecto que se implementa en el Bajo Cauca y que incluye ítems como mejoramiento genético, prototipo de harina sacha inchi, snacks de sacha inchi o biofertilizantes nematicidas, entre otros, que para los habitantes  de la región “se convierten en  proyectos de conocimiento y para salir al mercado y comercializar. Se les insta a aprovechar el concepto de alianzas productivas para tener un impacto directo en su economía y calidad de vida”.

Un ejemplo de los beneficios que se pueden potenciar con estas oleaginosas se desarrolló en El Bagre, donde se entregó una planta prototipo para el aprovechamiento de la torta residual de harina de sacha inchi y convertirla en harina proteica con muy buenas propiedades nutricionales. 

“La harina obtenida del proceso de adecuación, molido y tamizaje de la torta de sacha inchi, por sus propiedades nutricionales, podría sustituir o actuar como complemento de la soya en formulaciones para poblaciones específicas como deportistas, adultos mayores y niños, donde ésta es la principal fuente de proteína y calcio”, añadió Vélez. 

Asimismo, “hay un dinamismo favorable también para la higuerilla con una semilla especial que tiene un buen rendimiento, ya que se quiere tener en cuenta como una diversificación de cultivos permanentes pues entre tres y siete meses ya genera resultados”, concluyó Muñoz. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.