Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aunque la fiesta de San Valentín no se celebra masivamente en Colombia, países como Estados Unidos, México, Reino Unido y Japón conmemoran la fecha el 14 de febrero, día en el que tradicionalmente los enamorados regalan flores.

Esto convierte a la conmemoración en una de las grandes oportunidades de negocio para los floricultores nacionales, pues les representa uno de los picos de ventas del año.

Según el último reporte publicado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la exportación de flores y follajes cortados aumentó 4% entre diciembre de 2019 y el mismo mes de 2018, y este fue el subsector que más aportó a las ventas agropecuarias del grupo de productores del campo.

Entre enero y noviembre de 2019, las exportaciones de flores cortadas representaron ventas por US$1.375 millones, equivalente a 239.317 toneladas, siendo la rosa la principal especie exportadora, con 22,6% en participación en valor total.

Para este 2020, la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores) espera que la cifra de exportaciones del sector ascienda hasta US$1.500 millones, de los cuales las ventas por la fiesta de San Valentín representan aproximadamente más de 15%.

Por su parte, en lo que respecta al volumen esperado para este año, Augusto Solano, presidente de Asocolflores, manifestó en diálogo con Agronegocios que para esta fecha “el sector vende hasta 600 millones de tallos. Colombia, además de exportar flores en paquetes sólidos produce bouquets, por la diversidad que tiene”.

Justamente la diversidad de flores que se producen en el país le da a Colombia una ventaja competitiva importante, en la medida que, además de rosas, sin duda las más demandadas en esta época, a nivel nacional también se dan otras flores como los claveles, las astromelias, los crisantemos, los lirios y las hortensias, que también se venden en este periodo.

Según explicó Solano, los supermercados estadounidenses dependen en gran medida de la producción y variedad de flores que se genera en Colombia para ofrecer a sus clientes ramos listos, por lo que los bouquets representan una ganancia significativa para los floricultores nacionales.

Ese tipo de necesidades puntuales en la demanda de flores de Estados Unidos, por lo demás, son supremamente importantes para los nacionales dedicados a este sector, en la medida que, en la actualidad, más del 95% de las flores que se venden en el país norteamericano son provenientes de Colombia. Esa razón, entonces, explica que aproximadamente 80% de las exportaciones de flores colombianas tengan como destino final Estados Unidos, que es el país con la mayor tasa de importación de flores en el mundo.

Los resultados de la temporada de San Valentín son importantes, no solamente para la balanza de exportación del país, sino también para la generación de empleo en el campo y el impacto que tiene en las familias, especialmente en una coyuntura en la que, según la encuesta de Mercado Laboral revelada recientemente por el Dane, entre 2018 y 2019 se perdieron 201.000 empleos en el sector del agro.

El exministro de la cartera de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia, manifestó que del sector floricultor “se benefician aproximadamente 140.000 familias, que en su mayoría son mujeres cabeza de hogar”.

El presidente de Asocolflores mencionó que “el impacto grande es en la generación del empleo formal, especialmente en el empleo femenino, en el cual trabajamos constantemente”. Según los cálculos de la asociación, la floricultura genera 14 empleos por hectárea, por lo que es el área que más trabajo genera en el campo.

LOS CONTRASTES

  • Augusto SolanoPresidente de Asocolflores

    La principal fortaleza del país es que producimos una gran variedad de flores y en algunos de esos tipos de flor están representados en el clavel, la astromelia y los crisantemos


  • Andrés valenciaExministro de Agricultura y Desarrollo Rural

    Esta época representa el pico de ventas más importante del año para el sector floricultor, del cual se benefician aproximadamente 140.000 familias, que en su mayoría son mujeres cabeza de hogar

“Esperamos vender 3,5 millones de tallos”

Rafael Manrique, socio de Rosas del Neusa, ubicado en Cogua (Cundinamarca), explicó cómo se preparó para la temporada de San Valentín.

¿Cuántos años llevan en el negocio de las flores?
Nosotros estamos en este negocio hace 30 años y lo hemos construido paso a paso. Empezamos con una hectárea y ahora, en el grupo, tenemos casi 50. Solo en esta finca tenemos 20 hectáreas de flores.

¿Cuántas personas trabajan en el cultivo?
Actualmente tenemos 230 empleados de planta, y contratamos temporales adicionales para San Valentín.

¿Cuántos tallos esperan vender en esta temporada?
Entre enero y febrero esperamos vender aproximadamente 3,5 millones de tallos.

¿En qué flores se especializan actualmente?
Nosotros trabajamos solo rosas. Estamos especializados en variedades productivas que no tienen una cabeza tan grande. Nuestras flores son más chiquitas en tamaño botón, pero eso se compensa con el volumen.

¿Qué colores de rosa manejan?
Cerca de 40% del cultivo lo tenemos sembrado en rojo, que es lo más demandado en San Valentín. El 60% restante lo tenemos en color, que también tiene picos altos en otras festividades, como el día de la mujer. De las flores de color, aproximadamente 35% son rosadas, mientras que el resto se distribuye entre lila, blanco y morado.

¿Cómo deciden qué colores manejar y en qué porcentaje hacerlo?
En el consumo de flores también hay modas, actualmente, la tendencia son los colores brillantes. Igual, nosotros intentamos renovar al menos el 10% del cultivo todos los años, con el fin de estar actualizados.

¿Cuál es el tamaño ideal que deben tener las rosas?
Las flores valen generalmente por el largo. Hasta hace una década, cuando el consumo se manejaba casi exclusivamente en las floristerías, se buscaban tallos de aproximadamente 50 cm, que es el tamaño ideal para las flores en bouquet. Ahora, con las dinámicas de internet, muchas personas buscan que la flor sea lo más corta posible. En esos casos es importante respetar al menos 10 centímetros de altura, porque es ahí donde nacen las nuevas flores.

Producto con denominación de origen

Tres especies de flores colombianas cuentan con el sello de denominación de origen entregado por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC): el clavel de Colombia, caracterizado por la intensidad de sus colores, el tamaño de su cabeza y tallo y su forma; el crisantemo de Colombia, que cuenta con un tallo largo, de entre 70 y 80 centímetros, muy representativo; y la rosa de Colombia, que se distingue por el intenso color ojo de sus pétalos, que deben ser rectos y homogéneos en su tamaño, y el punto de corte del tallo cuando está en ramos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.