Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La bacteria, nombrada como IBUN 4P-03, tiene el potencial para desarrollar un producto comercial que controle efectivamente la patología.

Esto, teniendo en cuenta que los mecanismos químicos que se utilizan en la actualidad cada vez son menos efectivos, demandan altos costos y producen problemas medioambientales.

“Los químicos se están convirtiendo en un problema porque los hongos se vuelven resistentes. Además, aquí no hay cultura de un buen uso de fungicidas”, asegura Diana Blanco, microbiologa de la Nacional.

La investigadora tomó una muestra inicial de 64 microorganismos, la cual fue reduciendo mediante pruebas en el laboratorio y el campo hasta escoger la que mejor comportamiento presentó.

“Particularmente, encontramos tres bacterias que fueron muy eficientes porque se comportaron mejor que el control químico. Entonces, lo que hicimos fue escoger la mejor, la IBUN 4P-03, que en otros trabajos se ha descrito como un buen biocontrolador de otros hongos en otros cultivos”, aseguró la investigadora.

Blanco explicó además que esta bacteria, cuando termina su fase de crecimiento, secreta una sustancia que tiene la capacidad de actuar contra el hongo causante de la enfermedad rizoctoniasis.

Concretamente, la bacteria libera metabolitos, sustancias que penetran al hongo. Afectan los tejidos del hongo hasta matarlo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.