Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La agroindustria de la caña ya siente los primeros efectos económicos de las invasiones por parte de comunidades indígenas en el Cauca. El primer balance que reunió la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña) deja ver que en lo corrido del año en 1.000 hectáreas se extiende la toma ilegal de los predios.

Entre junio y agosto se intensificaron las invasiones, e incluso los empleados de fincas de la zona marcharon para pedir su derecho al trabajo. En los reportes ante la Fiscalía General de la Nación se puede ver que varias personas que participan en las tomas atacaron a los colaboradores de los predios.

Desde Asocaña también reportaron que todo esto se traduce en 3.500 puestos directos que se han perjudicado, es decir, trabajadores que no han podido operar con normalidad en los cultivos porque su actividad ha sido intermitente.

De hecho, el coletazo de las invasiones ilegales afectó entre enero y septiembre la producción de 75.000 toneladas de azúcar. “Hemos hecho un llamado para la solicitud al cese de hostilidades, esto es una muestra que esperamos desde el sector agroindustrial de la caña, el derecho a la vida, al libre movilidad, la libre empresa, el derecho a la propiedad privada”, dijo Claudia Calero, presidente de Asocaña.

Afectación a la tierra

Cristian Padilla, analista de expansión agropecuaria de la Universidad Nacional explicó que la toma de un predio fértil no se logra recuperar solamente con el desalojo de las personas, pues los daños que estos generan pueden tomar en algunos cultivos de caña hasta 12 meses en que puedan volver a ser utilizados.

“Cuando un predio se invade no significa que el grupo se para en el terreno, sino también que intervienen la tierra, hay casos de incendios, cortes de árboles y se arrasa con el cultivo. Una primera etapa entonces luego de ese evento necesita de semanas de limpieza, luego más tiempo para la recuperación de la tierra, un trabajo de rehabilitación de los cultivos y nuevamente hasta un año para que el proceso normal que ahí ocurría antes vuelva a ser próspero”, dijo el analista.

“Se han deteriorado los campos, la tierra per sé así se fértil hay que prepararla, tener una semilla, un periodo vegetativo, todo esto cuando llegan, invaden se dañan los campos, sistemas de riego, infraestructura, y esto tomará mucho tiempo para volverse a recuperar”, agregó Calero.

LOS CONTRASTES

  • Claudia CaleroPresidente de Asocaña

    “Son más de 3.500 empleos que se han deteriorado, o visto de otra forma son 3.500 familias que han dejado de tener un sustento para su destino, por eso hacemos un llamado sobre las invasiones”.

Comisión de fiscales

El fiscal general, Francisco Barbosa, anunció que desde la entidad lanzaron una comisión especial que vigilará los procesos de toma de tierras, se trata de un grupo de fiscales que deben definir si detrás hay grupos criminales que estén financiando las tomas, así como judicializarlos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.